Altuna y Rezusta obligan mucho

Altuna III suelta la derecha en el ancho del frontón Bizkaia ante la mirada de su compañero y Ladis Galarza./pedro urresti
Altuna III suelta la derecha en el ancho del frontón Bizkaia ante la mirada de su compañero y Ladis Galarza. / pedro urresti

Se plantan en la final del Torneo Aste Nagusia tras un trabajado triunfo en el Bizkaia ante Elezkano III y Ladis Galarza, que reaccionaron tarde

JUAN PABLO MARTÍN

Tuvieron que exprimirse para sacar el segundo billete para la final del Torneo Aste Nagusia, pero lo consiguieron. Altuna III y Rezusta volverán a vestirse de blanco mañana en el frontón Bizkaia para pelear por el cuarto trofeo del verano después de superar a Elezkano II y Ladis Galarza. El vizcaíno y el navarro dieron la cara hasta el final, pero sus rivales obligan mucho. Los guipuzcoanos ya se alzaron con esta competición hace un par de años, pero esta temporada el de Amezketa, de momento, solo ha sumado el de Zarautz y su zaguero todavía no se ha estrenado.

Ayer se ganaron el derecho a soñar después de sudar lo suyo. Partían como claros favoritos para la cátedra tras la baja de última hora de Zabaleta y su sustitución por el guardaespaldas de Baraibar, pero el choque tuvo su miga y hasta emoción en los compases finales. La reacción de los colorados fue un poco tardía y no consiguieron apretar del todo el luminoso.

Aunque los que vistieron de azul se las prometieron felices en el arranque de la contienda y el 0-4 inicial llegó a asustar a más de uno porque podía ocurrir lo mismo que en la primera de las semifinales, esta vez hubo encuentro y los aficionados pudieron disfrutar de una bonita pugna. Elezkano II y Ladis Galarza se asentaron con el paso de los minutos y consiguieron equilibrar las fuerzas a base de constancia y una buena defensa. Rezusta no logró el equilibrio necesario en sus golpes para dominar la situación en los cuadros largos porque la pelota tocada de su rival tampoco le facilitó las cosas. Si a eso se le suma que ambos no perdieron pelota casi hasta llegar al ecuador de la contienda, la labor productiva quedó en manos de los delanteros que se repartieron el protagonismo.

De esta forma, los colorados se agarraron al choque e hicieron cambiar la perspectiva del mismo. Hasta el ecuador de la contienda se produjeron siete empates sin que ninguna de las dos combinaciones diera su brazo a torcer. A Altuna III y Rezusta les tocó ponerse el mono de trabajo porque la propuesta de sus rivales fue intensa y efectiva. El vizcaíno y el navarro, incluso, llegaron a ponerse por primera vez por delante en el marcador (9-8), después de que Rezusta enviara una pelota a la chapa en una dejada, y hasta llegaron a tener dos tantos de ventaja (13-11) en un pequeño bache del zaguero de Bergara.

Tacada de nueve

Pero de repente todo se fundió a negro para ellos. Otro hierro, pero esta vez de Ladis Galarza, abrió la tacada de nueve tantos que sumaron los colorados. Altuna III se fabricó los huecos que hasta entonces le había costado hasta en cinco ocasiones -un par de tantos fueron de dos paredes perfectos-, y sus rivales contribuyeron con otro par de pelotazos a la chapa. Con el 13-20 en el luminoso todo indicaba que el final estaba cerca, pero el de Zaratamo y su compañero no lo pensaron.

A Elezkano II le tocaba arriesgar y lo hizo, mientras que su compañero aguantó bien atrás a un Rezusta que perdió algunas pelotas que no acostumbra en el momento más inesperado. Los tantos esta vez fueron cayendo del lado de los colorados a pesar de que Altuna III colocó el cartón 21 en su casillero con otro dos paredes de lujo. Sus rivales se quedaron sin margen pero a los vencedores los costó cerrar la contienda. Lo hicieron con una escapada del de Amezketa en un resto.