Altuna e Irribarria suman en el desafío de delanteros

Irribarria suelta su zurda en el cuadro seis ante la mirada de Olaizola II./josé usoz
Irribarria suelta su zurda en el cuadro seis ante la mirada de Olaizola II. / josé usoz

Superaron en el frontón Atano III a Laso y Olaizola II, que reaccionaron demasiado tarde tras cambiar sus posiciones

JUAN PABLO MARTÍN

Si el desafío de delanteros programado en el Atano III de San Sebastián en lugar de la revancha del Manomanista tenía su atractivo, lo ocurrido durante el encuentro dio más morbo al enfrentamiento. Ganaron Altuna III e Irribarria porque sumaron más como pareja que Laso y Olaizola II, pero quedó la duda de qué hubiera ocurrido si los de Baiko Pilota cambian antes sus posiciones como hicieron a partir del 17-10. Porque vista la superioridad de sus rivales, los que vistieron de azul comenzaron el choque en una parte de la cancha y lo terminaron en otra. El enfrentamiento contemplaba que tenían que ser el de Arama y el de Goizueta los que retrasaran sus posiciones naturales, mientras que Altuna III y Laso, sustituto de última hora de Artola, eran los llamados a estar en los cuadros de la verdad. Pero los de Aspe consiguieron encarrilar demasiado pronto la contienda merced a la mayor pegada de Irribarria y la inspiración de su compañero y los navarros no estaban cómodos porque tuvieron que centrarse en defender más que en otra cosa. A Olaizola II le faltaba chispa en el golpe porque la pelota no le entraba bien en la mano y solo con colocarla no le bastaba, mientras que su delantero no tenía opciones.

Ante esta tesitura comenzaron a plantearse la idea de cambiar los puestos. La mayor pegada de Laso podía igualar las fuerzas atrás, y Olaizola II en su terreno ganaba enteros. Preguntaron en los vestuarios el primer descanso obligatorio, con el choque 12-5 en el luminoso, porque no sabían si era posible hacerlo. El reglamento no especifica nada al respecto por lo que no iban a infringirlo, pero se les comunicó que el partido se había establecido de esa forma. «Más tarde nos dijeron que igual no importaba. Son partidos especiales y ha quedado mucho más bonito al final. Lo importante es que los aficionados han disfrutado», analizó el de Goizueta a la conclusión de la contienda.

También había en juego 600 botellas de txakoli para la empresa vencedora y ambas combinaciones tenían un aliciente más para conseguir la victoria. Fue tras un tanto enrevesado en el que, por circunstancias del juego, los dos pelotaris de la promotora cambiaron sus posiciones. Cayó del lado de los azules por un error de Irribarria. Hablaron y decidieron que sacara Olaizola II.

La mayor pegada del de Arama marcó la diferencia y permitió a los colorados distanciarse desde el inicio Irribarria

Equilibrio

Así recuperó el de Goizueta su posición natural y el encuentro la gracia que le hacía falta. Las fuerzas se equilibraron en ambas partes de la cancha y los tantos empezaron a caer del lado de los azules porque dispusieron de más ocasiones para finalizar el tanto, aunque el peloteo fue bastante intenso.

Tras el 17-10, los navarros se colocaron a tres de desventaja y la grada comenzó a animarse. Sin embargo, la alegría duró poco porque los colorados se amoldaron rápido al nuevo panorama y fueron capaces de reaccionar.

Vista la superioridad de sus rivales regresó a su puesto natural y el choque ganó en emoción Olaizola II

El de Amezketa, bastante más inspirado que en la semifinal del martes, encontró un hueco en el 'txoko' y firmó un tanto de saque en la siguiente acción. Irribarria se sacó una dejada con la izquierda que no tuvo respuesta, y una chapa de Laso permitió a los guipuzcoanos colocarse a un tanto para la conclusión. Pero todavía hubo oportunidad de comprobar como el de Goizueta dejaba su impronta con tres tantos seguidos que devolvieron alguna esperanza a parte del respetable de que el choque no estaba acabado. Los colorados no estaban dispuestos a echar por tierra el buen encuentro que habían firmado por lo que Altuna III se sacó un gancho marca de la casa para cerrar cualquier debate. Fue la primera derrota de Olaizola II en los cuatro encuentros que ha jugado en la posición de guardaespaldas, y la primera victoria de Irribarria de zaguero.

En el tercer encuentro de la noche, Aretxabaleta se volvió a vestir de blanco tras recibir el alta por los problemas que atravesó en su dedo y, en compañía de Agirre, cayó 17-18 frente a Egiguren V y Martija.