Fallece un participante de un rally al chocar contra un árbol en Muxika

Un miembro de Protección Civil regula el tráfico en el punto donde se produjo el accidente, que provocó la suspensión de la carrera./MAIKA SALGUERO
Un miembro de Protección Civil regula el tráfico en el punto donde se produjo el accidente, que provocó la suspensión de la carrera. / MAIKA SALGUERO

El copiloto, de 35 años y vecino de Gernika, ha perdido la vida mientras que el piloto ha resultado herido grave

YOLANDA RUIZ

Los aficionados al automovilismo quedaron este sábado conmocionados por la muerte de Julen Bilbao, de 35 años, cuando competía en el Rally Balcón de Bizkaia. La tragedia se produjo sobre las 10.45 en el municipio de Muxika, cuando su coche, un 'Peugeot 306' del que era copiloto, se estrelló contra un árbol y comenzó a incendiarse. Su compañero, el piloto Mikel Intxausti, fue trasladado al hospital de Cruces en helicóptero y, tras ser intervenido de una costilla rota, por la tarde ya se encontraba fuera de peligro. Así lo confirmaron fuentes de la escudería Gernika Racing, a la que pertenecían los dos automovilistas, y de la Federación Vasca.

La colisión se produjo cuando no habían transcurrido dos horas desde que 65 coches tomaron la salida en el pabellón multiusos de Landako, en Durango, en la novena edición del Rally Balcón de Bizkaia, organizada por el club Durangalde Racing.

Julen Bilbao, vecino de Arratzu (Gernika), padre de dos niños de 6 y 3 años, y que trabajaba en el taller Renault Gaursa de Iurreta, disputaba su segunda prueba de este año, de nuevo en compañía de Mikel Intxausti y con el 'Peugeot 306'. «Es un piloto muy bueno», describieron ayer a Mikel sus rivales en la cuarta carrera del campeonato vasco, con ocho tramos en total, cuatro de ellos reconocidos. Intxausti y Bilbao habían completado el primero a Oiz y todo terminó a kilómetro y medio para llegar al Balcón de Bizkaia, listos para iniciar el segundo.

Fuego sofocado

La mala suerte se cebó con ellos en el barrio Berroja, alejado del centro de Muxika. El vehículo se salió de la calzada justo donde había un árbol de grandes dimensiones. «En un cambio de rasante a bastante velocidad, el coche escupe, y han dado de lado en la zona más frágil de los coches de carreras», indicaron otros pilotos. Tras el impacto brotaron llamas en el 'Peugeot 306', aunque fueron sofocadas enseguida con los extintores de otros vehículos. Julen Bilbao, sin embargo, falleció prácticamente en el acto.

La trayectoria del gernikarra en la competición automovilista se remontaba a 2008. Abandonó temporalmente las carreras en 2012, al casarse, pero regresó en 2016 con Jon Erezuma y Lander Badiola. Desde entonces había competido en varias ocasiones. La de este sábado era la segunda vez en que el de Arratzu ejercía de copiloto con Mikel Intxausti, quien igualmente había regresado este año a las carreras tras haberse ausentado un tiempo por su paternidad. Los dos se habían estrenado a comienzos de mayo pasado en el Rally de Lea Artibai, una prueba que también es valedera para el campeonato vasco, en la que ambos salieron con el 'Peugeot 306' preparado por Gernika Racing.

«Un metro más atrás y no hubiera pasado esto, porque no se encontraba el árbol» Testimonio de otro competidor

Intxausti y Bilbao se habían estrenado juntos con el mismo 'Peugeot' en el Rally de Lea Artibai Formaban equipo

«Han dado de lado en la zona más frágil de los coches de carreras» La colisión

En el Balcón de Bizkaia les esperaban ayer 83,6 kilómetros de contrarreloj, sobre un total de 217,3 de recorrido. El primer coche arrancó a las 9.00 de la mañana, y el final de la prueba se calculaba a partir de 19.25, hora en que estaba prevista la llegada del primer vehículo. Después vendría la entrega de premios, pero nada de eso tuvo lugar. El rally fue suspendido de inmediato tras el accidente.

Las ilusiones de Julen Bilbao se habían truncado a media mañana junto a los viñedos de Berroja. El cadáver del copiloto y el vehículo siniestrado no fueron retirados hasta las dos de la tarde. Los demás competidores estaban conmocionados. Uno de ellos reconoció que, si bien todo automovilista está expuesto a un accidente «por mala suerte o por algo que te salga mal», la muerte de Julen había sido producto de algo más que eso, de la «puta mala suerte», remarcó, poniendo el acento en el lugar donde el coche se estrelló. «Un metro más atrás no hubiera pasado esto, porque no se encontraba el árbol gordo», explicó.

En el mundo del automovilismo todos evitaron entrar en detalles sobre la tragedia. «La Policía judicial y forense nos ha dicho que no hablemos», advirtieron en Gernika Racing, cuyo equipo corrió ayer con el dorsal 28.

En Durangalde Racing, organizadores de la carrera, también eludieron hacer declaraciones a los medios de comunicación. Tan solo una escueta nota de prensa remitida por la Federación Vasca de Automovilismo dio a conocer la suspensión de la competición y expresó «nuestro más profundo pésame y dolor a la familia y amigos» de Julen Bilbao.

Temas

Muxika