Gran Premio de Alemania

Ferrari calienta el ambiente en Hockenheim

Charles Leclerc, rodando en el circuito alemán./AFP
Charles Leclerc, rodando en el circuito alemán. / AFP

Vettel y Leclerc se muestran ligeramente superiores a los Mercedes en un calurosísimo trazado alemán, a la espera de la lluvia que se prevé para este sábado

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMadrid

La ola de calor que azota toda Europa está provocando estragos especialmente en Alemania. El país germano está registrando cifras récord en sus mercurios, y el circuito de Hockenheim no es ajeno a esta situación. De 50ºC en el asfalto a casi 40ºC en el ambiente, este viernes los 20 pilotos y los demás habitantes del paddock sufrieron las penurias del abrasador calor.

En estas circunstancias, los Mercedes se derriten. Lewis Hamilton y Valtteri Bottas han mostrado muy pocos talones de Aquiles durante esta temporada, pero sin duda las carreras en las que más han flaqueado han sido esas en las que la refrigeración fue el elemento clave. Es ahí donde Ferrari quiere meterles mano, y este fin de semana se antojaría una oportunidad perfecta si el cielo no jugase en su contra.

Sebastian Vettel y Charles Leclerc dominaron con relativa comodidad en las dos sesiones de entrenamientos libres. Primero el alemán, que llega con hambre de revancha, y después el monegasco, también con ganas de 'vendetta', superaron con solvencia a Lewis Hamilton y a Valtteri Bottas, que estrenan en casa de Mercedes no sólo una decoración blanca en honor a sus 125 años de historia en la competición automovilística, sino también una evolución en su sistema de refrigeración. De momento, les ha dado el resultado justo.

Sin embargo, la suerte del campeón la llaman, este sábado la situación puede ser radicalmente distinta. Ese frente frío que rozará por el norte la Península Ibérica (lo que propiciará unas temperaturas mucho menos sofocantes este fin de semana) va a alcanzar de lleno los países del centro y el norte de Europa. Sin llegar a tormentas como la que azotó el Tour de Francia este viernes, se esperan lluvias por primera vez en esta temporada en la Fórmula 1, tanto el sábado en la clasificación como, en menor medida, el domingo durante la carrera.

Esta puede ser la principal baza con la que jueguen a favor los hombres de Mercedes. No sólo la principal, sino quizá la única, a tenor de las palabras de Hamilton este viernes. «Sería bueno si llueve», admitía el pentacampeón y líder del Mundial. «Si se mantiene el calor, vamos a sufrir y estaremos en problemas, al límite como en Austria», recordaba un Hamilton que en el Red Bull Ring se quedó fuera del podio por primera (y única) vez en 2019.

Llueva o no, todo apunta a una pelea entre dos, ya que en Red Bull no van las cosas como esperaban. Max Verstappen acabó el viernes más lejos de lo previsto, tanto en rendimiento como en sensaciones, y Pierre Gasly dio con sus huesos contra el muro al estrellar su monoplaza en la temida curva 13. Pese a romper suspensiones y dejar muy maltrecho el chasis, sólo tuvo que sustituir la caja de cambios para el resto del fin de semana.

 Paso atrás de McLaren

En una zona tan igualada como la media, una ligera mejoría en un monoplaza u otro puede cambiar cuatro o cinco posiciones. Es lo que ocurrió con Carlos Sainz y, sobre todo, con Lando Norris, que especialmente en la calurosa segunda tanda notaron las carencias del MCL34 en cuanto a rendimiento con altas temperaturas. Carlos Sainz pasó de ser séptimo en la primera sesión a undécimo en la segunda, y lo que es peor: con coches como los Racing Point mucho más cerca de lo que hubieran deseado. Habida cuenta de su rendimiento, si no llueve al final este sábado, tanto Sergio Pérez como el improbable Lance Stroll pueden ponerles en apuros el objetivo de la Q3. El caso del canadiense sería especialmente notable, ya que lleva catorce grandes premios (incluidos todos los disputados este 2019) consecutivos sin pasar de la Q1.

«Será interesante ver si nuestros rivales confirman mañana el paso adelante que parece que han dado respecto a la última carrera», avanzaba un Sainz que tiene claro que el objetivo es meterse en la zona de puntos de nuevo, aunque lo tendrá más difícil. «Estamos ahí, quizás no tan bien como en las últimas tres carreras, cuando estábamos fácilmente en el top 8, ahora estamos más atrás», admitía el madrileño.