Motegi, el circuito donde más se frena