Zierbena festeja su semana grande

Zierbena se mantiene en la cresta de la ola también en la Eusko Label Liga tras su victoria en la Ikurriña de Ondarroa./Fernando Gómez
Zierbena se mantiene en la cresta de la ola también en la Eusko Label Liga tras su victoria en la Ikurriña de Ondarroa. / Fernando Gómez

Los 'galipos' prolongan su racha triunfal en una Ikurriña de Ondarroa marcada por la influencia de la corriente dado el alto coeficiente de marea

JULEN ENSUNZA

El txupinazo de la semana grande de Zierbena llegó hace siete días en aguas de Castro con la conquista del campeonato de España -su único Nacional de traineras hasta ese momento lo habían logrado 69 años atrás- y ayer, en la Ikurriña Ondarroa, los 'galipos' lanzaron la primera sesión de fuegos artificiales dentro del programa festivo de la Eusko Label Liga. Llevaban varias intentonas fallidas en la competición de la regularidad -cinco segundos puestos-, pero su técnico, Juan Zunzunegi, ya anunció después de ganar el pasado sábado que «nos hemos quitado la ansiedad por ganar y ahora no renunciamos a nada».

Y ese discurso en forma de pregón del preparador vigués salta a la vista que ha calado en la plantilla tras lo acontecido en una jornada en la que el efecto de la corriente -el coeficiente de marea era uno de los más altos del año y la mar estaba bajando- convirtió la prueba en un auténtico galimatías y en una trampa que, a punto estuvo de cazar incluso al líder, Urdaibai. Los 'txos' salvaron los muebles con la pérdida de un sólo punto respecto a Hondarribia, no sin sufrir de lo lindo.

Y eso que las cosas arrancaron fráncamente bien para la 'Bou Bizkaia'. Los 'txos', con alguna variación importante en el bote como la ubicación de Alain Colunga en la tercera tosta en lugar de hacerlo en la cuarta como es habitual, salió como un auténtico tiro por la baliza dos. Tanto que en los dos primeros minutos de regateo sacaba una trainera de ventaja -tres segundos- a Hondarribia a la que tenía a babor en la calle uno. Ambos llegaron en cabeza a la primera ciaboga, mientras que Zierbena y Orio perdían cuatro y seis segundos respectivamente.

Sin embargo, el panorama cambió radicalmente a la vuelta. La 'Ama Guadalupekoa' realizó una gran giro y los bermeotarras, que se metieron en la calle uno para enpopar mejor -la ola venía de costado, del noroeste- se encontraron con que el juez de mar, para evitar un toque de palas, les mandaba a estribor. Y en el minuto posterior a la orden arbitral, fatídico para los 'txos', perdieron todas sus opciones -durante muchos momentos ocuparon incluso la quinta plaza-.

Por el contrario, los fronterizos surfeaban rumbo a lo que podía ser un golpe de efecto de cara a la clasificación, máxime teniendo en cuenta que hoy (11.45 horas) la Primera División desembarca en Hondarribia. Pero Zierbena y Orio no habían dicho su última palabra. Ambos sufrían para perder el menor tiempo posible, sabedores que, si lo conseguían, tendrían sus opciones en el tramo final. No se equivocaron. Los 'galipos', a los que se vio muy sueltos, se plantaron en la última ciaboga a un bote de los verdes -los 'aguiluchos' cedían 8 segundos- y nada más realizar la maniobra arrancó la remontada.

La embarcación vizcaína cazó a los hondarribitarras en el minuto 16 de regateo y los amarillos también volaron hacia meta aprovechando todas las olas que encontraban a su paso. La bandera quedó así en un mano a mano entre ambos. A más de un seguidor 'galipo' le vino a la memoria el desenlace de la Ikurriña de Orio en la que los amarillos se llevaron el gato al agua por 18 centésimas gracias a un genial Gorka Aranberri.

La ola ganadora

Pero esta vez, Zierbena demostró mayor madurez y mucha más seguridad en sus posibilidades que entonces. Es lo que tiene deshacerse de la ansiedad por ganar. Con ambos botes en un intenso mano a mano -camino del minuto diecinueve-, el canteraro Aitor Lazcano, encargado de guiar esta vez a los 'galipos' desde la popa, enganchó una ola espectacular que les permitió distanciar en poco más de un bote a los oriotarra -cuatro segundos-. Esta vez el alumno superó al maestro. La bandera era de una Zierbena lanzada que quiere que la traca final de la fiesta se haga esperar porque les queda mecha para rato y objetivos importantes por delante.

En la segunda tanda, la victoria fue una vez más para Santurtzi con autoridad. La 'Sotera' tomó la proa en el inicio del segundo largo y manejó la situación a placer. Por lo que respecta a la zona baja San Juan, que afronta un fin de semana clave para poner fin a la sangría, vio como Tirán volvía a quedar por delante y se sitúa a sólo tres puntos de los hombres de Juan Mari Etxabe. El descenso directo comienza a ser un riesgo real para los pasaitarras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos