Luz verde al semáforo de salida en la ACT

Los discos luminosos estarán anclados sobre unas zódiac fondeadas a 40 metros de distancia de las balizas para evitar problemas en la ciaboga

JULEN ENSUNZA

En los últimos años, el remo ha avanzado mucho en lo que a la implantación de mejoras tecnológicas se refiere. Primero fue la introducción del GPS para disponer en cada momento de la posición y la distancia entre las traineras y la pasada campaña la Eusko Label Liga también incorporó la boya 'Anteia' para que los clubes dispongan de información sobre la altura, dirección y frecuencia de las olas.

En ese proceso de mejora constante, la Asociación de Clubes de Traineras –ACT–, entidad organizadora de la Primera División arraunlari, ha decidido dar un paso más y, siguiendo el ejemplo de la Fórmula 1 y el motociclismo, implantará desde esta temporada, tal y como avanzó ELCORREO a finales de marzo, un sistema automático con semáforos y señal acústica para dar la salida a los bólidos del mar. El tradicional banderazo del juez de agua, por tanto, pasará a la historia, al menos en las ligas Eusko Label y Euskotren. En los campeonato todavía está por ver.

Y es que, tras el éxito de la prueba piloto llevada a cabo hace unos días en la contrarreloj de Ondarroa y la buena aceptación obtenida en líneas generales por parte de los diferentes estamentos –árbitros, técnicos, deportistas, directivos...–, los clubes que conforman la asamblea de la ACT dieron ayer el visto bueno en San Sebastián a la nueva aplicación, que tendrá su puesta de largo oficial el próximo día 22 en Bilbao, en el arranque de la Eusko Label Liga.

El sistema de semáforos, «en el que llevábamos más de un año trabajando», apuntó el presidente de la Asociación de Clubes de Traineras, Borja Rodrigo, presenta pequeñas variaciones para regatas en línea o contrarreloj y ha obligado a modificar algunos puntos del reglamento para su uso. Los discos luminosos van anclados a soportes de acero dentro de una embarcación rígida, tipo zódiac, que a su vez estará fondeada como las balizas. En el futuro estos botes pueden representar también una fuente extra de ingresos con la colocación de publicidad.

Juez de mar

En el caso de las regatas en línea se instalarán dos semáforos –uno entre las calles uno y dos y otro entre la tres y cuatro–, que estarán situados a una distancia de unos 40 metros aproximadamente por detrás de las boyas para evitar problemas a la hora de realizar después la ciaboga. El juez de mar será el encargado de activar el sistema por medio de un mando. La luz parpadeante indicará a las tripulaciones que deben ir a la línea de partida.

Una vez que las traineras estén alineadas, el árbitro pulsará la luz roja, indicativa de que la salida puede producirse en cualquier momento. Al encenderse el disco verde se escuchará también una señal acústica y automáticamente se pondrán en marcha los cronómetros mientras las embarcaciones se lanzan a por la ikurriña.  «Es una mejora importante. Evita el pequeño desfase actual entre la bajada de bandera y la puesta en marcha del crono en tierra. El año pasado hubo media docena de regatas que se decidieron por centésimas», apuntaron desde varios clubes.

Temas

Bilbao