El triatlón más duro de Euskadi, desde dentro: «Ni un metro llano, pura agonía»