Este contenido es exclusivo para suscriptores

Disfruta sin límites del periodismo cercano y de calidad de El CORREO por solo 4,95€ al mes

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

Se busca ganador en el 'Día del Profeta'

Jon Rahm durante la jornada del sábado. / EFE

Con dieciséis jugadores en un rango de cinco golpes, y Rahm a cuatro de los líderes, este domingo puede vivirse cualquier desenlace en Dubái

JOSÉ MANUEL CORTIZAS

Doble sonrisa de satisfacción. Ambas en el hoyo 18. La primera porque la única escapada del día no le pasó factura. «¿Le ha pegado a alguien?», pregunta mientras avanza en busca de la bola fuera de calle y cuerdas que finalmente reposa en el final de las briznas de hierba. No, sin heridos ni golpeados. Desde allí firmó su golpe de este sábado y provocó el griterío del personal que veía, intuía, imaginaba que la bola acababa entrando convertida en un eagle. Le faltaron tres dedos, pero Jon Rahm lo celebró igual puño con puño con su caddie, Adam Hayes. Porque aunque siempre busca y quiere más, llegaba al control vivo, con opciones de discutir su reinado entre una marabunta de candidatos. Desde el dúo Willett-Reed, con -14, se alinean hasta dieciséis jugadores separados por cinco golpes. El de Barrika y Sergio García descuentan cuatro y Adrián Otaegui se sitúa a tres después de un solitario traspié en la bandera que cierra el recorrido.

 

Fotos