Los deportistas, ante la suspensión del Bilbao Triathlon: «Ojalá sea un paréntesis y volvamos a disfrutarlo en 2019»

Los triatletas se lanzan al agua en la pasada edición del Bilbao Triathlon. /Manu Cecilio
Los triatletas se lanzan al agua en la pasada edición del Bilbao Triathlon. / Manu Cecilio

Los triatletas, que exculpan a Innevento de la cancelación de la prueba, ven el futuro de este deporte con pesimismo: «se están cargando la temporada vasca»

Hizkuntze Zarandona
HIZKUNTZE ZARANDONABILBAO

La inesperada suspensión del triatlón de Bilbao ha caído como un jarro de agua fría entre los deportistas. Nadie imaginaba un final así. Muchos de los favoritos del VIII Bilbao Triathlon, que se iba a celebrar el próximo 26 de mayo, se estaban preparando a conciencia para una prueba tan exigente: Judith Corachán, Gustavo Rodríguez, Pello Osoro… Para todos era uno de los objetivos de la temporada.

Gustavo Rodríguez
Mr. Fahrenheit

«La salud de los corredores es lo primero, pero lo del año pasado fue puntual»

Gustavo Rodríguez, tras recibir la felicitación de su chica, Aida, y la pequeña Noa.
Gustavo Rodríguez, tras recibir la felicitación de su chica, Aida, y la pequeña Noa. / Borja Agudo

Gustavo y el triatlón de Bilbao tienen un idilio especial. Cuatro participaciones, cuatro victorias. Por eso, cuando este viernes se enteró de la suspensión de la prueba no daba crédito. «Pero… ¿está confirmado? ¿seguro?», preguntaba incrédulo. 100%. «Pffff… Es una pena muy grande. Bilbao no es un triatlón más para mí. Es mi prueba amuleto. La primera parte de mi temporada siempre está enfocada a esta competición», se lamentaba. Gustavo sabía de las dificultades que estaba teniendo Innevento para sacar la prueba adelante -«a veces no todo sale como queremos»- pero nunca se le pasó por la cabeza la cancelación: «espero que solo sea un paréntesis y volvamos a disfrutarlo en 2019».

En su opinión, la polémica sobre la calidad del agua ha sido decisiva para ralentizar las inscripciones, pero estima que no es una amenaza tan relevante para la prueba: «el año pasado llovió los días previos y el agua estaba más revuelta. Desde luego que la salud de los corredores es lo primero, pero creo que fue un hecho puntual». Pese a todo, el gallego es optimista y apuesta por buscar una solución. ¿Alguna propuesta? «Hacer los análisis pertinentes tanto los días previos como el día de la prueba. Si los valores son buenos, que se celebre el triatlón y si no, tomar una alternativa B: celebrar un duatlón».

Más información

Gustavo mostró este viernes en las redes sociales su tristeza por la suspensión de la prueba con este emotivo mensaje:

Judith Corachán:
TRICBM CALELLA

«Nadar en la ría es especial. Me emociona recibir los ánimos de mis familiares»

A la tercera fue la vencida. Judith Corachán se llevó la txapela el año pasado.
A la tercera fue la vencida. Judith Corachán se llevó la txapela el año pasado. / Borja Agudo

Judith Corachán todavía no se lo cree: «ha sido un palo muy gordo… Siento un vacío inmenso». La catalana, que ganó su primera txapela el año pasado tras dos ediciones consecutivas conformándose con la plata, tenía la prueba marcada en rojo en el calendario. «En invierno, cuando planeé la temporada, sabía segurísimo que iba a correr en Bilbao. Es más, descarté otras pruebas que también me interesaban porque coincidían en fechas con esta». Para Judith, el triatlón de la capital vizcaína es mucho más que una competición deportiva: el ambiente, los circuitos e incluso los premios económicos -3.000 euros para los ganadores del Half, tanto en la categoría masculina como femenina, y 1.000 para los del Olímpico- la convierten a su juicio en «una de las mejores pruebas que existen a nivel nacional».

Pese a la polémica del agua, a la catalana, zambullirse en la ría es lo que más le atrae del evento. «Es la única prueba en la que el público te puede seguir durante todo el recorrido. Es muy especial. En 2016 realicé toda la natación con los ánimos de mi hermana y mi sobrina y el año pasado con los de mi chico. ¡Es muy emocionante! Ojalá podamos volver en 2019».

Pello Osoro:
Delteco Eibar Triatloi Taldea

«He corrido cuatro veces y nunca he tenido problemas. Me parece un triatlón de 10»

Pello Osoro vuela sobre el asfalto bilbaíno. Marcó el mejor parcial de la prueba el año pasado.
Pello Osoro vuela sobre el asfalto bilbaíno. Marcó el mejor parcial de la prueba el año pasado. / Manu Cecilio

Pello Osoro consiguió el pasado febrero proclamarse campeón de España de triatlón de invierno. ¿Por qué no repetir hazaña en Bilbao? No es ningún disparate. El año pasado, el eibarrés fue segundo tras protagonizar una espectacular carrera a pie, donde marcó el mejor tiempo. 21 kilómetro en 1 hora 17 minutos. La de 2018 iba a ser su quinta participación: «al triatlón de Bilbao le tengo un cariño especial. Allí me estrené en 2014 en la distancia ‘Half’ y es el que más veces he repetido». Junto con Zarautz y Vitoria, la prueba bilbaína era uno de sus objetivos. Respecto a la salubridad de las aguas del Nervión, Pello no oculta que es la parte que menos le gusta de la prueba, aunque reconoce que nunca ha tenido ningún problema: «he corrido cuatro veces y no he tenido problemas los días posteriores. Me parece un triatlón de 10».

El delicado momento que está viviendo el duatlón y el triatlón en Euskadi también le preocupa: «está siendo un año muy jodido. Algo tenemos que hacer. Espero que la cosa mejore los próximos años».

Mikel Elgezabal:
AnB Triathlon Team

«Se están cargando la temporada vasca»

Mikel Elgezabal no tuvo su día en la pasada edición. El neopreno se le atascó y la cremallera del mono se le rompió, por lo que se vio obligado a correr con la camiseta de su equipo, el ANB.
Mikel Elgezabal no tuvo su día en la pasada edición. El neopreno se le atascó y la cremallera del mono se le rompió, por lo que se vio obligado a correr con la camiseta de su equipo, el ANB. / Manu Cecilio

El triatlón de Bilbao es una prueba a la que Mikel Elgezabal tiene especial cariño. Se llevó la txapela en las dos primeras ediciones (2011 y 2012) y aunque el año pasado la suerte no le acompañó -acabó desquiciado con el neopreno y al final se retiró- este año estaba ilusionado con volver a ofrecer su mejor versión. «Era uno de mis grandes objetivos. Así que cuando me he enterado... Es un palo muy grande». Lejos de mostrarse disgustado con la organización, el de Gernika cree que son otros factores los que están propiciando la cancelación de pruebas en Euskadi: «la Federación está poniendo trabas, Tráfico tarda muchísimo tiempo en conceder los permisos… al final los organizadores se cansan y se acaban echando para atrás». ¿Cómo ves el futuro? «Mal. Habrá que buscar alguna solución porque se están cargando la temporada vasca», afirma tajante.

Joseba Plagaro:
Basque Tribe

«Para las autoridades hay deportes de primera y de segunda»

Joseba Plagaro, del club Basque Tribe, es uno de los habituales en los duatlones y triatlones del circuito vasco.
Joseba Plagaro, del club Basque Tribe, es uno de los habituales en los duatlones y triatlones del circuito vasco. / J. P.

A Joseba Plagaro no hay prueba que se le resista. El Olímpico del triatlón de Bilbao también estaba en su lista. El año pasado consiguió un meritorio séptimo puesto y teniendo en cuenta su afán de superación, esta edición -la tercera para el deportista-, también prometía. «La cancelación me ha impactado porque teniendo la fuerza y la repercusión que tiene en la ciudad... parecía un evento más que consolidado. Además, la organización y los circuitos son impecables». ¿Entonces? «Parece ser que para las autoridades hay deportes de primera y de segunda».

Joseba es uno de los triatletas más carismáticos del circuito vasco. Su capacidad de sacrificio y una alegría contagiosa son las señas de identidad del triatleta de Sodupe. La misma pasión con la que compite, la empeña para defender «las injusticias» que están protagonizando la temporada de duatlón y triatlón en Euskadi. «Estamos asistiendo a la decadencia y a la muerte de este deporte. Jamás de los jamases se podrá culpar a un organizador de nada. Se dejan el alma y miles de horas intentando sacar una prueba adelante». A su parecer, el problema parte de la Federación: «si no hay una renovación total, seguiremos siendo un deporte de minorías. No podemos ser un espectáculo de primera y estar relegados a regional».