Este contenido es exclusivo para suscriptores

Disfruta sin límites del periodismo cercano y de calidad de El CORREO por solo 4,95€ al mes

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos
EL CORREO con Jon Rahm en la Final del European Tour

Una jauría toma Dubái

Congestión clasificatoria, con Otaegui segundo y Rahm, tocado en una muñeca, cediendo cuatro golpes que mañana espera recuperar

José Manuel Cortizas
JOSÉ MANUEL CORTIZASDubái Enviado especial

El Jumeirah Golf Estates es el escenario de una concentración de hienas. Como si se movieran al reclamo de alguna suerte de llamada genética, se han reunido en torno a la final del European Tour para demostrar de qué son capaces los mejores jugadores del continente –algunos también lo son del mundo– cuando se manejan sin cortapisas, fuera trabas, con los deberes del año ya hechos y calificados y una única obsesión por hacer un golpe menos que el prójimo. Dos vascos de pro siguen sin dar su brazo a torcer. Ni la calma programada de Adrián Otaegui, que le lleva una tarjeta de -10 a un golpe del líder (Wallace), ni la garra de Jon Rahm (-7), para enmendar un día de duro trabajo en la oficina, faltan en Dubái.

 

Fotos