El CORREO con Jon Rahm en el PGA

Listo para la conquista de la gloria

El jugador de Barrika observa la rodada de la bola en busca del hoyo, el único casillero que se escapó a la calificación de sobresaliente del resto de su juego. / AFP

Rahm repite el cuarto puesto del Masters y demuestra que un 'Major' ya no le viene grande

JOSÉ MANUEL CORTIZASEnviado especial. St. Louis

No fue en St Louis, pero no tardará demasiado en suceder. Jon Rahm se ha vuelto a probar el traje de los elegidos para la gloria y le sienta como anillo al dedo. Nunca mejor dicho desde que es oficial su compromiso matrimonial con Kelley Cahill. En el Masters ya hizo una avanzadilla cuando nadie le esperaba, agazapado para eclosionar el domingo haciendo que el hasta entonces intocable Reed, el rey de los pares 5 en Augusta, y el resto de los gallos tuvieran que acabar con tortícolis de tanto girar la cabeza en busca del de Barrika, que llegaba como una locomotora en modo caza. Esta semana en Misuri lo ha confirmado en un PGA Championship al que el golf español sigue sin clavarle el diente.

Tenía ayer la hercúlea tarea de buscar una remontada ante un Koepka que dio muestras de debilidad al inicio. Hasta que Thomas le igualó en la tabla con -11 y entonces entendió que era la señal de ignición. Respondió con tres birdies seguidos para acabar el 'front nine' y dejó helados a sus secuaces, a la jauría que le perseguía, entre la que se encontraba el jugador de Barrika.

Si algo tiene este morrosko es su negativa a la rendición y porfió en otra jornada de juego sólido sólo opacado por la falta de acierto en el green, en esta ocasión con putts que eran más castigos que dulces por la dificultad para acercar la bola.

Tras 39 hoyos consecutivos sin emborronar su tarjeta hizo un pequeño tachón en el hoyo 4. El motivo hay que buscarlo en una de las muy contadas salidas que ha fallado en Bellerive. Con la bola en el rough bastante hundida, el segundo golpe no pasó el control de calidad y apenas pudo recorrer 70 metros para consolarse con devolverla a calle. Las complicaciones continuaron con un putt de cinco metros para par que no entró y así su casillero mostró una tenue sombra azul señal de que algo había fallado.

La verdad es que la jornada estuvo excitante, picante como la comida de Misuri, donde el término 'suave' no sincroniza con lo que estamos acostumbrados. También el brazo de Rahm, que en varias ocasiones pecó por exceso. Es algo de lo que ha hablado esta semana, reconociendo que necesitaba un reajuste en la elección de los palos el ser notorio e incidir en su golpeo el trabajo realizado las últimas semanas en el gimnasio.

En la general, Koepka buscó el tiro de gracia, un golpe de riñón que dejara desmadejados a sus perseguidores. Quizá nunca pensó que quien le ofrecería mayor resistencia sería la reencarnación de Tiger Woods. El californiano también parecía otro jugador, un clon del tantas veces visto e idolatrado. Jugó como no ha olvidado hacerlo y aunque tuvo alguna visita al público fuera de calle lo solucionó con la brillantez que se le supone a un mago. Hasta pudo ir más allá si con el putt no se hubiera dado de bruces en dos hoyos hechos, con una bola que se quedó para felicidad de los fotógrafos literalmente suspendida del aire.

Koepka levanta la copa ganada en el PGA del centenario.
Koepka levanta la copa ganada en el PGA del centenario. / Reuters

Fallece su aitite

El australiano Scott, del que hacía mucho tiempo no se tenían noticias por destacar en una cita importante (17º en The Open de este año) sacó ticket para el reservado y quiso codearse con los VIP, uniéndose primero a Woods y después alcanzando a Koepka, con -14 a falta de seis hoyos. De locos. Porque cuando le daba caza Tiger sufría una corbata de 180 grados que hizo salir a la bola de la madriguera.

Rahm acabó cuarto igualado con Cink. Pero lo peor estaba por llegar. En cuanto accedió a la casa club fue informado de la muerte durante el partido de su aitite Sabin, que fue durante tres décadas delegado de Athletic, noticia que no por esperada dejó de impactarle.

Clasificación

1. Brooks Koepka (EEUU) -16

2. Tiger Woods (EEUU) -14

3. Sdama Scott (AUS) -13

4. Jon Rahm (ESP) -11

.- Stewart Cink (EEUU) -11

6. Thomas Pieters (BEL) -10

.- FrancescoMolinari (ITA) -10

.-Justin Thomas (EEUU) -10

10. Rafa Cabrera Bello (ESP) -9

65. Adrián Otaegui (ESP) +1

 

Fotos

Vídeos