La Peñota, una montaña rocosa popular entre senderistas

Helicópteros de los equipos de búsqueda sobrevuelan el pico de La Peñota. / Óscar Chamorro

El lugar donde ha sido encontrado el cuerpo de Blanca Fernández Ochoa es visible desde Madrid en días despejados | Ascender a la cima solo es recomendable para expertos

Miguel Ángel Alfonso
MIGUEL ÁNGEL ALFONSOMadrid

Escondido por un pasto bajo, en una la ladera escarpada del Pico de la Peñota -un macizo montañoso de 1.945 metros de altura que separa la Comunidad de Madrid con la provincia de Segovia-, se encuentra Collado del Rey, la zona donde este miércoles ha sido hallado el cadáver de la exesquiadora olímpica Blanca Fernández Ochoa.

Al lugar, que durante la Edad Media servía como paso de tránsito entre las dos Mesetas, se accede desde Cercedilla a través de una senda abierta desde puerto de la Fuenfría, con una inclinación de 900 metros en la ladera madrileña. Se trata de un lugar muy popular para senderistas y escaladores y aunque llegar hasta él es relativamente sencillo, hacer cima es algo más complicado por la acumulación de rocas y solo es aconsejable para los expertos en 'trekking'. Su corona está formada por tres picos de granito desnudo.

De hecho, una de las circunstancias que más temían los rescatistas que formaban parte del operativo, era que la exdeportista hubiera caído por alguna de las grietas que pueblan el lugar.

La ascensión se puede realizar en cualquier época del año aunque no es recomendable llevarla a cabo en días de fuerte lluvia o nevadas. Desde la frondosa base rodeada de árboles, el caminante nota como el terreno se va desnudando poco a poco de vegetración hasta llegar a una estatua del Arcipreste de Hita saluda a los excursionistas en el punto en el que se superan los 1.500 metros y desde donde ya solo se atisba pasto bajo alrededor. Además, la zona, situada a unos 70 kilometros de Madrid, es visible desde la capital en los días despejados.

Vecinos de Cercedilla y familiares, señalan que Blanca Fernández Ochoa conocía perfectamente la zona desde niña, donde le gustaba practicar vivac (acampada al aire libre) bajo las estrellas.