Nardi y Ballard serán para siempre del Nanga

El equipo de Txikon, en la búsqueda de los montañeros fallecidos. / Alex Txikon

La expedición de Alex Txikon localiza los cuerpos de ambos alpinistas con un telescopio desde el campo base de la montaña

Fernando J. Pérez
FERNANDO J. PÉREZ

El Nanga Parbat vuelve a hacer honor a su triste apelativo de 'La Montaña Asesina'. El italiano Danielle Nardi y el británico Tom Ballard han pasado a engrosar una larga lista que suma cerca de noventa muertos. Alex Txikon y su equipo descubrieron sus cuerpos inertes el pasado miércoles con un telescopio desde el campo base, aunque hasta ayer no se hizo público por respeto las familias de los alpinistas.

«Con gran tristeza informo de que la búsqueda de Daniele Nardi y Tom Ballard ha acabado al confirmar Alex Txikon y el equipo de búsqueda que las siluetas avistadas en el Mummery a unos 5.900 metros son las de Daniele y Tom. RIP.», informó en su cuenta de twitter el embajador italiano en Islamabad, Stefano Pontecorvo. Karrar Haidri, secretario del Club Alpino de Pakistán, coordinador de la operación, confirmó la noticia y añadió que los cuerpos no podrán ser recuperados debido a la altitud y a su difícil ubicación. «No es posible bajarlos. Se quedarán allí para siempre», indicó.

En un mensaje público compartido por el secretario del Club Alpino, la familia del italiano agradeció el apoyo de Txikon y los otros miembros del grupo de búsqueda, entre otros, por su «colaboración y generosidad».

Nardi y Ballard desaparecieron hace dos semanas a 6.250 metros en el Nanga Parbat (8.125 m) cuando trataban de hacer cima por el peligroso espolón Mummery. En cuanto Alex Txikon tuvo conocimiento de lo sucedido se ofreció para ayudar en la búsqueda. El mal tiempo y problemas burocráticos -la zona está militarizada por el conflicto que Pakistán mantiene con India sobre Cachemira- retrasaron el traslado de Alex y varios de sus compañeros casi una semana y hasta el lunes pasado nos llegaron al Nanga Parbat.

Pero en cuanto lo hicieron no perdieron el tiempo. Txikon, Ali Sadpara y Dolawar, del equipo de los desaparecidos, se adentraron en la montaña ascendiendo por donde lo hicieron Nardi y Ballard y llegaron hasta su campo 2, a casi 6.000 metros de altitud. Pero allí solo encontraron la tienda hecha jirones por una avalancha. Como la última comunicación del italiano y el británico había sido desde el C-4, a casi 7.000 metros, decidieron seguir. Llegaron hasta casi el C-3 y volaron el dron en busca de rastros, pero nada.

Mientras, la montaña no deja de enviarles avisos en forma de aludes que se suceden a su alrededor. Uno de ellos llega hasta el campo base. Ellos se salvan «resguardados bajo un serac, con los piolets clavados a a fondo y rezando hasta lo que no sabemos», explicaba ayer Alex desde Skardu. Vuelven al CB y el miércoles realizan un último intento por la ruta Kinshofer, confiando en que hubiesen podido descender por allí. Es cuando avistan los cuerpos desde el CB. Todo ha terminado.

Rescatadores y miembros del equipo de Nardi y Ballard posan ante la placa colocada en el CB en su honor.
Rescatadores y miembros del equipo de Nardi y Ballard posan ante la placa colocada en el CB en su honor.

Alex Txikon, junto con Félix Criado, Ignacio De Zuloaga y el Doctor Josep Sanchis, ha tenido que regresar a Skardu por carretera, ya que el mal tiempo ha impedido volar a los helicópteros. Ayer durmieron en este pueblo, puerta de entrada al Karakorum, y hoy o mañana a más tardar, si el tiempo lo permite, volarán en helicóptero hasta el CB del K2 para reencontrarse con sus compañeros de expedición.

La expedición rusa tira la toalla en el K2 por el mal tiempo

La expedición rusa que intentaba también hollar por primera vez en invierno el K2 ha tirado la toalla. El equipo liderado por Vassili Pivstov lo anunció el viernes después de alcanzar la cota máxima de 7.500 metros de altura, a medio camino entre los campo 3 y 4. «El grupo ha tomado la decisión de descender. La falta de visibilidad y las condiciones meteorológicas hacen que sea imposible seguir escalando. Vamos a coordinar con el grupo y nuestro dúo saldrá hacia arriba para ayudar a desmontar los campamentos intermedios», explicaban desde el CB. Mientras, la expedición de Txikon espera la llegada de su líder al CB para tomar una decisión a 11 días del final del invierno.