«El Mundial ya lo tenemos muy cerquita, lo rozamos con los dedos»

Kerman Lejarraga, con la camiseta del Athletic, junto a Txutxi Del Valle./Borja Agudo
Kerman Lejarraga, con la camiseta del Athletic, junto a Txutxi Del Valle. / Borja Agudo

El entrenador espera que su pupilo suba en el ránking y pelee al otro lado del Atlántico para seguir escalando posiciones

J. A. PÉREZ CAPETILLO

Txutxi del Valle, entrenador de Kerman Lejarraga, aguardó la cuenta del árbitro cuando su pupilo hizo besar la lona a Gavin. Fue a abrazarle, pero en cuanto vio el dolor del inglés, con una más que necesaria deportividad, hizo gestos de solicitar una silla para sentarle y que se recuperara. Del Valle entiende que el 'Revólver' ha dado otro paso de gigante para optar al título Mundial.

– ¿Cómo vio el triunfo número 27 de Kerman?

– Afrontamos el combate con mucha cautela. Era a doce asaltos y eso es un mundo. Tratamos de ir de menos a más. En los dos primeros asaltos, Kerman lanzó golpes contundentes a zonas donde fue rompiendo y desgastando al rival. Luego, Kerman imprime un ritmo infernal. Es a partir del cuarto cuando pega ese cambio de rimo. En los primeros asaltos dio esos golpes aislados, los que hacen daño. En el tercero subió la marcha, y en el cuarto le tenía ya machacado al inglés. Hizo un trabajo de demolición. Sin prisas, sin agobios… Estudió muy bien el trabajo que tenía que hacer.

Más información

–¿Le molestó que Gavin se presentara el viernes con dos kilos de más?

– Mira, el tío era consciente que en el peso welter, en el límite, Kerman le podía hacer mucho daño y optó por venir más fuerte para plantarle cara. Así, igual le podía ganar. Si hubiera ganado a Kerman se habría puesto entre los primeros del mundo, a pesar de no poder optar al título. Y ya comprobásteis en lo que duró la pelea que se le vieron detalles técnicos de gran boxeador.

–¿Y ahora? ¿Cuál es el siguiente paso?

–Kerman peleará en Estados Unidos. Lo más seguro en el próximo mes de febrero. Falta confirmar la fecha exacta, con rival aún por designar. Será una pelea para seguir escalando posiciones. Creemos que ahora nos van a poner más arriba en el ranking de un Mundial que lo tenemos muy cerquita, ya estamos rozando con los dedos.

– Fue una pena la derrota de Ibon Larrinaga.

– La pelea de Ibon era muy complicada. Era un campeonato de boxeo oficial y ante uno de los mejores boxeadores que se podía encontrar. Es un tipo zurdo y experimentado que ha sido boxeador internacional y que pegaba muy duro. Era una pelea de terrible dificultad. Ramos le fue demoliendo poco a poco. Ibon no iba a caer por su gran preparación física, pero la pelea estaba perdida. Y encajar un golpe de más puede tener su riesgo. Con el combate perdido es una tontería recibir más golpes. Así que lanzamos la toalla.

– Gustó de nuevo Míguez.

– A Jon le costó entrar en la pelea por la movilidad de su rival marroquí. De las nueve que lleva ésta es de las más difíciles hasta la fecha porque el contrario era un gran boxeador que había ganado a gente muy buena. Jon se acabó imponiendo. Y estoy muy satisfecho, pero hay que seguir apretando. El sábado le tuvo tocado y le dejó 'vivo'.

– ¿Le sorprendió tanta asistencia al BEC?

– Sabíamos que iban a asistir en torno a las 10.000 personas, como así fue. Era un día que no había fútbol y, además, Kerman tiene ya mucho tirón. Lo de su aparición antes de cada combate es espectacular. El público se vuelca con él. De la velada saqué buena impresión porque hubo combates muy competitivos. Lo que nos importa, y realmente queremos, es que la gente tenga espectáculo.