«Tenía que haber hecho el trabajo un poco antes en la semana»

Jon Rahm atiende a las preguntas de EL CORREO./J. M. Cortizas
Jon Rahm atiende a las preguntas de EL CORREO. / J. M. Cortizas

José Manuel Cortizas
JOSÉ MANUEL CORTIZASDubái Enviado Especial

Satisfacción, aunque a la hora de hablar con EL CORREO tras entregar la mejor tarjeta en casa club, con los líderes sólo un golpe arriba, ha pedido mesura. «Que aún no ha acabado», comentaba quizá imaginando una conversión de la situación. No ha ocurrido. Lo que no quita para que Jon Rahm haya hecho un buen balance de su regreso a Dubái. «He jugado muy bien de tee a green, pero no he conseguido meter los putts. He hecho lo que tenía que hacer, pero los putts no han entrado».

Le queda la sensación de ir de más a menos, aunque su tarjeta le contradiga porque tres de sus cuatro birdies han sido en los segundos nueve hoyos. En cualquier caso, no ha sido producto de ningún cambio. «Simplemente las he dejado más cerca. No es que haya tirado malos putts, no sé si no los he leído bien o no han querido entrar». Y cómo único, pero no al día sino al torneo, reconoce que «es golf, estaba muy lejos y he hecho una vuelta muy buena con menos cuatro, pero el trabajo lo tenía que haber hecho un poco antes en la semana». Se ha reconocido «un poco molesto» por la compañía del árbitro durante ocho hoyos en los que Stenson y él han sido cronometrados. «Hay un fallo. Cuando estamos jugando más rápido de lo normal y no avanzamos nada el tiempo. Se podía jugar más rápido porque el grupo de atrás estaba a hoyo y medio. Molestaba en los putts largos porque tenían que andar mucho».

Mañana volará a Estados Unidos y la próxima semana cerrará oficialmente su temporada en el Hero World Challenge. «Ha sido una buena semana, cuatro días bajo par, un buen final de año y ahora a disfrutar y a ver si juego bien el torneo de Tiger, a sufrir en Bahamas», dice con humor. Lo siguiente será ya volver a casa en diciembre. «Estaré unas semanitas, con ganas de ver a la familia y sin ganas de pasar frío, pero es lo que hay». Y ya tiene apuntadas dos o tres fechas innegociables, las de los partidos del Athletic. «Sé que le puedo ver contra el Girona y contra el Villarreal o el Valladolid, creo que es, y luego si quiero puedo ir a Vitoria a verles contra el Alavés, pero ahí sí que hará frío».

Por su parte, Adrián Otaegui ha sido la viva imagen del orgullo por el deber cumplido. Puño en alto en el 18 tras un birdie que le ha recompuesto de su bogey anterior. Cuarto puesto compartidos, muchos puntos y 302.000 euros, como Rahm. «Ha sido una manera de acabar perfecta y una especie de alivio. Me he encontrado muy bien dejándome muchas oportunidades de birdie. Me he puesto a rebufo del líder varias veces y no he conseguido adelantar ni por la izquierda ni por la derecha. Pero me he dado la oportunidad y no era fácil con tantos jugadores en tan pocos golpes. Y he controlado bien las emociones».

Otaegui tampoco cierra el año aún. Jugará en dos semanas la Copa del mundo en Australia y posiblemente se quede allí para disputar el Open aussie. Pero ya hace un buen primer balance de este 2018 que le ha proyectado. «Le llevo pegando bien a la bola las últimas semanas y me quedo con eso. Un año muy positivo que acabo con otro Top 10. Sigo creciendo en el ranking mundial y el del Race to Dubai. Y se trata de eso».

 

Fotos

Vídeos