La fiesta escocesa solo dura un día para Rahm