Boxeo

Jon Fernández inicia en Bilbao el sprint hacia el Europeo

Jon Fernández volverá a pelear en casa casi un año después de demoler en Getxo a Juan Huertas. /TJP
Jon Fernández volverá a pelear en casa casi un año después de demoler en Getxo a Juan Huertas. / TJP

Peleará el viernes en el Frontón Bizkaia contra el exheptacampeón del mundo Alexander 'el explosivo' Muñoz en una velada que incluirá otros cuatro combates de pago

José Manuel Cortizas
JOSÉ MANUEL CORTIZAS

Lleva desde abril sin subir a un ring en casa. Desde entonces sucedió lo que nadie quiere y quizá siempre se espera. Le llegó la primera derrota profesional en Estados Unidos ante un escurridizo O'Shaquie Foster. Su único pecado fue no poder fijarle y con ello acelerarse más de la cuenta quedando expuesto al alcance de un buen rival. Reconoce Jon Fernández que la digestión de aquel episodio fue menos engorrosa de lo imaginado. Volvió a combatir pronto para deshacerse en Ponferrada de Michel Marcano, un oponente casi con sus mismos números, y ahora llega al Frontón Bizkaia testándose frente a Alexander ' el explosivo' Muñoz.

En su mente está intentar repetir el buen sabor de boca que le quedó de su anterior presentación en Getxo donde demolió en el tercer asalto a Juan Huertas. «Llevo desde abril sin pelear allí y me apetece bastante», comenta en conversación con ELCORREO. La primera inquietud, como sinónimo de curiosidad, no de duda, es comprobar la huella que le dejó su primera derrota profesional. No hubo rastros físicos ni tampoco queda huella mental. «Sigo igual. Sirvió para aprender y sacar conclusiones, bienvenida sea. Eso sí, con aprender una vez ya vale. Cuando me equivoco o tengo errores lo asumo, como mi equipo. Me ha costado digerirla menos de lo que esperaba. Como vimos rápido los puntos de mejora, ha ido bien. Estoy orgulloso de cómo lo hemos afrontado como equipo».

El traspié no tendrá consecuencias para seguir pelando en Estados Unidos. «Había unos planes que se han parado un poco, nada más». Y puertas a abrir no le van a faltar al de Etxebarri. Hay una claramente marcada en su destino. Cuarto clasificado en el ranking continental del superpluma, cree que el cinturón azul está a su alcance.

Objetivos

«Espero que el objetivo sea disputar el campeonato de Europa a corto-medio plazo, pero hay más objetivos que serían buenos para mí y los cogería con mucha ilusión». Reconoce que le gustaría recibir la llamada de que el papel de retador ha ido corriendo hasta llegar a él. «El número uno está Martin Joseph Ward que por lo que parece ha dicho que no quería ser aspirante oficial. El número dos, Devis Boschiero, tampoco puede porque ha perdido su última pelea. Y ahora el oficial es el número 3, Farouk Kourbanov, justo el que está delante. Si recibo esa llamada, del tirón».

Sobre su litigio del viernes en el Frontón Bizkaia, 'el explosivo' Muñoz será mucho más que una piedra de toque. Tiene 40 años en los que atesora un récord de 40-8 (con 31 victorias antes del límite). Siete de ellas le valieron para ser campeón del mundo supermosca. Le reconoce al venezolano de San Félix una experiencia provechosa. «Este tipo de púgiles te enseñan cosas porque ha disputado campeonatos mundiales. Se las sabe todas. La pelea puede dar muchas vueltas. Estamos preparados para las que pensamos que pueden suceder y también para las que vengan».

Mientras, 'Jonfer' se asoma a diario a las redes sociales para estar cerca de sus seguidores. «Son una herramienta más y sé que a la gente le gusta ver cómo entrenamos y conocer el mundo del boxeo un poco más de cerca. Uso esa herramienta y yo muestro mi día a día tal como es. Entreno mañana y tarde y hay días que hago tres sesiones y sigo con mis clases». Y aunque está encantado viviendo en Madrid trabajando con Tinín Rodríguez, «la familia es lo que echas de menos. Es una etapa de mi vida que debo vivir. Mucha gente se va a vivir fuera por estudios o por trabajo. Yo lo mismo».

«Entradas por 15 euros»

Jon Fernández lanza un reto a los aficionados para que se acerquen el viernes a esta velada (a partir de las 19.30 horas). «Como todas las que se organizan en Bilbao son de boxeo de verdad. Habrá otros cuatro combates profesionales y es muy económica. La entrada más barata cuesta quince euros», que permitirán ver en acción al futuro campeón de Europa. «Ojalá», dice.

El ruso Artem Sukhanov, afincado en Pamplona, forma parte del séquito. Se las verá con el mexicano Fernando Valencia, que incluye en su trayectoria haberse pegado con Bradley Skeete, la primera víctima de Kerman Lejarraga con el Europeo welter en juego.

Rubén Díez, excampeón de España y de la Unión Europea del peso medio también actuará en Bilbao. Será su primera pelea tras quedarse a las puertas de ser campeón de Europa, cuando cayó por k.o. en el décimo round en Polonia ante Szemereta. Además Fran Mendoza llega con el cartel de tres victorias por k.o. en sus combates profesionales y debutará Adam Trenado.