Hondarribia rompe el sueño de Zierbena

Desolación de los remeros de Zierbena./IGNACIO PÉREZ
Desolación de los remeros de Zierbena. / IGNACIO PÉREZ

Los fronterizos ondean la Bandera de La Concha por 90 centésimas después de una regata de poder a poder con los 'galipos' que se decantó en el tramo final

JULEN ENSUNZA

La Bandera de La Concha más igualada y controvertida de los últimos años se decidió finalmente por pequeños detalles. Un poco de suerte en el sorteo de calles –a Hondarribia le tocó la cuatro y a Zierbena la dos–, una ola que aparece cuando más se necesita y, sobre todo, por el trabajo bien hecho y la fe en alcanzar la gloria. Y es que después de 39 minutos y medio de regateo en el cómputo de las dos jornadas el pulso entre 'galipos' y fronterizos, dos bólidos transitando a toda pastilla en el mejor circuito del circo arraunlari, se decidió a favor de los verdes prácticamente sobre el banderazo final.

La bahía donostiarra se convertía así en el boulevard de los sueños rotos para los 'galipos' –afrontaban el segundo asalto con una renta de 86 centésimas en su intentó por inscribir su nombre por primera vez en el palmarés de la cita cumbre de la temporada–. La embarcación vizcaína cedía un segundo y 76 centésimas en meta y la bandera se quedaba en guipuzcona por 90 centésimas, la segunda diferencia más corta en la historia –en 2001 Castro arrebató también el triunfo a Orio el segundo día por 89 centésimas con José Luis Korta patroneando 'La Marinera'–.

Ambas tripulaciones, que tras la controvertida sanción a Urdaibai hace siete días tuvieron a Santurtzi y Cabo Cruz como acompañantes en la tanda de honor, salieron con la lección bien aprendida: la regata, salvo sorpresa mayúscula se decidiría en el tramo final y había que madurarla, cocinarla a fuego lento sin perder la cabeza. Y a ello se dedicaron. El marcaje entre ambas fue férreo. El tiempo marcado por los bermeotarras tras su triunfo en la primera manga era bueno pero una simple anécdota de cara a la ikurriña.

La salida de los hombres de Juan Zunzunegui fue sensacional. Sabían que es uno de los fuertes de la 'Ama Guadalupekoa' y después de trabajar ese apartado durante la semana consiguieron sujetar la fulgurante aceleración de los verdes. A la altura del Aquarium ambos botes iban a la par con dos segundos de renta sobre santurtziarras –terminaron últimos la jornada en un día para olvidar–, y gallegos. Las posiciones se mantenían a la salida por Puntas. El primer objetivo estaba cumplido. Zunzunegui había recalcado a sus remeros en la previa que debían «salir juntos de la isla».

El viento del noroeste iba en aumento y al tomar contacto con mar abierto los botes alargaron su remada para amoldarse al nuevo escenario. A 35 paladas, cada uno con su estilo, mantuvieron una velocidad de crucero prácticamente idéntica. Las diferencias a favor de uno u otro contendiente siempre fueron inferiores a un bote. Los 'galipos' llegaron a disponer de dos segundos superado el minuto 6, pero la reacción de los pupilos de Mikel Orbañanos no se hizo esperar con una serie que les volvió a situar a la altura de la embarcación vizcaína. Eran las primeras escaramuzas.

Poco antes de la ciaboga Hondarribia se topó con un par de olas que le hicieron botar más de la cuenta y llegó algo descontrolada a la baliza. Zierbena aprovechó la coyuntura a las perfección. Realizó un gran giro y se plantó en cabeza. Pudo ser uno de los momentos clave para decantar la balanza, pero de nuevo los patronedos por Amunarriz controlaron la situación con gran maestría. Tanto que llegado el minuto 13, a falta de dos mil metros para meta, la tripulación guipuzcoana se puso en cabeza –un segundo–. Comenzaba la batalla final.

Los 'galipos' sofocaron ese primer arreón y se aferraron con uñas y dientes a su sueño de hacer historia. Sin embargo, a la altura de la isla –minuto 17– la 'Ama Gudalupekoa' encontró una ola salvadora por la calle cinco que le permitió lograr un bote de ventaja –tres segundos–. Tocaba reaccionar y Zierbena lo hizo. No se descompuso. Subió las revoluciones de su motor y al entrar en la bahía comenzó a recortar parte del terreno perdido hasta colocarse a un sólo segundo de los fronterizos a falta de 300 metros. Sin embargo, aunque los 'galipos' vendieron cara la derrota, Hondarribia se a llevó la gloria por un suspiro en un final de película. Los fronterizos, siempre regulares, han conquistado las tres últimas ikurriñas donostiarras –suman una docena– sin ganar ninguna de las dos jornadas –2005, 2013 y 2018–.

Y es que ayer el mejor tiempo fue Urdaibai por delante de Orio. Los 'txos', que impugnaron el resultado final de la regata el pasado viernes después de que el Comité de Competición de La Concha desestimara su recurso a la sanción impuesta por toque de palas con Zierbena el primer domingo, salieron con el cuchillo entre los dientes en la tanda inaugural. Los hombres que entrena Joseba Fernandez, después de una semana «muy dura a nivel psicológico», consiguieron abstraerse y mostrar su mejor versión. Se encontraron, además, con la 'ayuda' de un Orio que también quería resarcirse del varapalo de la semana pasada y que les obligó a dar el máximo hasta la última palada. Fue un auténtico choque de trenes entre los dos mejores púgiles del segundo asalto.

Los 'aguiluchos' consiguieron aguantar a la 'Bou Bizkaia' durante prácticamente todo el largo de ida, pero la embarcación vizcaína, que partía última y acabó cuarta en la general, puso tierra de por media justo antes de llegar a la baliza. Realizó el giro con tres segundos de ventaja. Las espadas, sin embargo, estaban en todo lo alto, máxime teniendo en cuenta que en la popa 'aguilucha' estaba Gorka Aranberri. Pero los bermeotarras querían dejar claro que «somos los ganadores virtuales de la bandera», aseguró su presidente, Agustín Aranburu, y cortaron cualquier intento de reacción amarilla.

De hecho, cuando la 'San Nikolas' consiguió acercarse a un sólo segundo de los azules –850 metros para meta–, el técnico de Urdaibai, que siguió la regata desde la tribuna de prensa, ordenó a Lur Uribarren –tomó el relevo de Eneko Bilbao en la popa– zafarrancho de combate cortando las alas a los 'aguiluchos' en la bahía. La Bandera de La Concha de este año probablemente tendrá su punto y seguido los próximos días ya que Urdaibai tiene previsto recurrir a la justicia ordinaria por todo lo acontecido el primer domingo.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos