Diferencias entre hombres y mujeres en el deporte rural vasco

La pelotari Leire Etxaniz./ / Jordi Alemany

Menos tiempo en la sega, pelotas más pequeñas y menos peso en las modalidades de levantamiento, son algunas de las pequeñas diferencias con los hombres

MÁSTER EL CORREO

La escasez de mujeres en los deportes rurales vascos impide crear modalidades concretas para ellas y por lo tanto, no existen diferencias notables en cuanto a su práctica. En deportes como la 'aizkora' –cortar troncos lo más rápido posible– o en 'sega' –cortar la mayor cantidad de hierba en el menor tiempo–, las deportistas cumplen los mismos requisitos que los hombres. No obstante, el hecho de que las participantes sean mujeres hace que sus exhibiciones, semifinales o finales sean mucho más mediáticas y a menudo también más cortas. En el caso de la sega, las finales masculinas duran alrededor de 60 minutos y las femeninas, tan solo 20.

En 'sokatira' existen tanto equipos de hombres, de mujeres y mixtos y las categorías se rigen por el peso. Un dato destacable es que las tiradoras pueden participar en la categoría senior desde el comienzo del año en el que se alcanza la edad de 16, mientras que los hombres solo desde los 18.

La pelota vasca es, junto a la 'sokatira', uno de los deportes más populares entre las mujeres; sin embargo, sus partidos no son oficiales y, aunque muchas lo practiquen, se quedan en un segundo plano. Al ser un deporte menos rural y «más conocido», está más reglado y por lo tanto es de los pocos que marca diferencias entre el juego. En este caso, la pelota de las mujeres tiene un tamaño más pequeño y su material es más blando, similar a las que usan los cadetes masculinos. Además, el reglamento de la 'Federación de Pelota Vasca de Euskadi' permite en el artículo 92.2 y 92.5 que las mujeres puedan elegir entre pantalón y falda y la opción de cubrirse la cabeza, algo que no esta contemplado en la modalidad masculina.

En otros deportes como las 'txingas' o 'harrijasotzailes' también hay diferencias, más que por el hecho de que estén reglados, porque son modalidades mucho más duras. En el caso de las 'txingas', que consiste en llevar dos plomos sujetos a las manos la mayor distancia posible, el peso para las mujeres es de 25 kilos –cada una– y 50 en el caso de los hombres. Las 'harrijasotzailes' –levantar piedras– no tienen un límite de peso, pero su récord mundial está en 163,4 kilos y el de los hombres, en 329 kilos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos