Denuncian por «apropiación indebida» al presidente de la Federación Vasca de balonmano

José Manuel Ruiz de Cenzano, presidente de la Vasca de balonmano./
José Manuel Ruiz de Cenzano, presidente de la Vasca de balonmano.

Un exdirectivo suyo le acusa de quedarse «al menos 4.000» euros de un contrato de patrocinio de dos temporadas

Javier Ortiz de Lazcano
JAVIER ORTIZ DE LAZCANO

Gregorio Villoria, exdirectivo de la Federación Vasca de Balonmano, ha presentado una querella contra José Manuel Ruiz de Cenzano, presidente de esta organización, por «apropiación indebida». La demanda, admitida en diciembre por un juzgado de San Sebastián y a la que ha tenido acceso EL CORREO, acusa al dirigente de quedarse «al menos 4.000 euros» de un contrato de patrocinio que se ingresó en una cuenta a su nombre y no en las de la Federación Vasca de balonmano. La jueza le llamó a declarar en marzo, pero se acogió a su derecho a no hacerlo.

Villoria es el representante en las asambleas federativas del Bidasoa, el principal club vasco. Se integró en la junta directiva en febrero 2013 cuando el oñatiarra Ruiz de Cenzano fue designado presidente por cuatro años, cargo para el que fue reelegido en 2017. Debido a su experiencia profesional, el presidente le encargó la búsqueda de los seguros obligatorios vinculados a la licencia federativa.

En junio de 2013 cerró un acuerdo con AON, con domicilio en la Torre Iberdrola de Bilbao. En el trato se recogió que la compañía pagaría a la Federación «8.000 euros anuales en concepto de patrocinio», según se indica en la querella.

En julio de 2014 Villoria dimite «por discrepancias con el presidente», pero hizo «seguimiento al acuerdo y ejecución del mismo», según se recoge en la denuncia. «En el acta de la asamblea de octubre 2015 nada se mencionaba de ingresos por patrocinio». En la cita de 2018, Villoria y Juan José Gude, exarbitro de la Asobal y también asambleísta, se enfrentan al presidente por lo sucedido con la esponsorización. El acta indica que Ruiz de Cenzano les reta y les dice que «si comentan que ha habido algún 'rappel' en 2014 lo van a tener que demostrar».

En 2013, cuando aún era directivo, AON envió a Villoria un resguardo del pago del primer pago de 4.000 euros y le indicaba en qué cuenta se ingresó. Cuando empieza a sospechar tiempo después, repara en que la numeración no le suena como una de las de la Federación.

En su querella contra el presidente solicita al juzgado la titularidad de la cuenta y sus movimientos. La respuesta es que no está a nombre de la Federación, sino de Ruiz de Cenzano y de su anterior tesorero, Juan José Diaz de Monasterioguren, que falleció en noviembre de 2014. «Ruiz de Cenzano ha recibido al menos 4.000 euros en una cuenta de su titularidad cuando debería haber sido recibido por la Federación», se indica en la querella presentada por Villoria.

Los movimientos recogidos por la acusación indican dos ingresos de dinero de 4.000 euros, en marzo y julio, aunque AON sólo reconoce uno. Cuando falleció el tesorero, la cuenta tenía 7.442 euros. Según la versión de la acusación, a partir de ese momento se hicieron dos traspasos de dinero, de 3.000 y 2.000 euros a una cuenta titularidad del presidente y se realizaron diversos reintegros en efectivo.

Este periódico contactó con Ruiz de Cenzano, quien eludió pronunciarse sobre el caso.