«No me veo corriendo a los 70 años, pero mientras el cuerpo aguante, seguiré»

Colás, en la prueba de 400 metros celebrada ayer en Mendizorroza. /Igor Aizpuru
Colás, en la prueba de 400 metros celebrada ayer en Mendizorroza. / Igor Aizpuru

Esther Colás es campeona de España en 400 metros en la categoría de más de 50 años y prepara el Mundial de Málaga

OLATZ ALONSO

El trabajo y mantener buenos hábitos es el secreto de Esther Colás (San Sebastián, 1967) para seguir compitiendo a un alto nivel a sus 51 años. La donostiarra afincada en Madrid desde hace años y que forma parte del club Atlético Aranjuez fue la mejor atleta máster de 2017 y este año ha establecido nuevos récords nacionales en 60, 200, 50, 4x200 metros en pista y en 200 metros al aire libre de la categoría de más de 50 años. Con este bagaje llegaba a Vitoria para competir en las modalidades de 100, 200 y 400 metros. Cumpliendo los pronósticos, Colás dominó con facilidad la distancia más larga, su especialidad y estableció una nueva marca del campeonato en los 100 (13.31), en la que también ganó el oro. Esta mañana cerrará su participación en el LII Campeonato de España Máster a las 13.47 horas en la final de los 200 metros.

«Todavía no estoy al 100%, vengo de pasar una bronquitis», reconoció a este periódico tras proclamarse campeona de su categoría. Sin embargo, eso no le impidió imponerse con claridad en la prueba de 400 con una marca de 1:02:18 después de que su principal rival, María José Carabante, fuese descalificada al adelantarse a la señal de salida de los jueces. «Son los nervios y te juegan malas pasadas, a mí también me pasó en un 200 que no tenía rival», explicó la corredora tras consolar y dar ánimos a su compañera. «Me falta un poco trabajar la resistencia, de velocidad estoy más rápida. Al final me he relajado un poco, pero en general he terminado con sensaciones buenas», declaró sobre su actuación en la capital alavesa. «Es el tercer 400 que hago y necesito hacer aún un par de ellos más», añadió.

El oro ratifica a Colás como la mejor atleta de su franja de edad en la modalidad que ella misma califica como su especialidad. A pesar de eso, y al contrario de lo que les suele ocurrir a otros atletas, con el paso del tiempo está mejorando su rendimiento en las pruebas más veloces. «Voy al revés de todo el mundo», admitió, sin tener muy clara la razón de esa mejoría. «Mi entrenador también está sorprendido. Quizás es porque estoy mejorando la técnica. Entreno sola y dedico un poco más de atención a la técnica. Además, normalmente tengo mala salida de tacos y si me coincide en una carrera que salgo bien, ahí está la diferencia, sobre todo en los 60 y 100 metros», reflexionó.

Mientras se recupera de esa bronquitis, Colás prepara el Mundial Máster que se celebrará en Málaga entre el 4 y el 16 de septiembre. Su intención es participar en las distancias de 100, 200 y 400, aunque según las sensaciones con las que llegue a la cita mundialista puede que descarte alguna. «Habrá rivales muy buenas, pero intentaré estar en el podio», afirmó, con confianza en sí misma.

«Me veo muy bien»

Sin haber terminado aún la temporada, la atleta valora muy positivamente lo logrado hasta la fecha. «Me veo muy bien. Con 51 años, quedarme a un centésima del récord de Europa de 60 metros -en pista cubierta-, teniendo en cuenta que yo soy de 400, era algo impensable, no me lo creía», expuso a modo de ejemplo de su gran momento.

Colás considera que el truco para haber superado la cincuentena y rendir a ese nivel es el «trabajo». «Dicen que la genética, pero hay trabajo. Me cuido bastante en la alimentación y soy muy concienzuda, porque entreno sola y a veces te puede ganar la pereza, pero soy muy aplicada», relató, a lo que añadió la importancia de que «te respeten las lesiones».

La categoría máster engloba a atletas de edades comprendidas entre los 35 y más de 85 años. Con una horquilla tan amplia, a Colás podrían quedarle muchos años de competición, aunque ella no lo ve tan claro. «Me cuesta visualizarme corriendo con 70 o más años», admite. «En cinco años sí que me veo todavía compitiendo, pero más allá no lo sé. La velocidad es muy lesiva, así que dependerá del cuerpo. Mientras aguante y yo me vea bien, por supuesto que continuaré», aseguró. Por el momento, su próximo objetivo, la final de 200 metros que se disputa esta mañana en Mendizorroza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos