Caster Semenya deberá medicarse para poder competir como mujer

Caster Semenya, en una competición de la Diamond League./EFE
Caster Semenya, en una competición de la Diamond League. / EFE

El Tribunal de Arbitraje Deportivo da la razón a la IAAF, por lo que la doble campeona olímpica de 800 metros tendrá que reducir sus niveles de testosterona

Igor Barcia
IGOR BARCIABILBAO

Caster Semenya ha perdido la batalla contra la Federación Internacional de Atletismo y deberá medicarse para poder seguir compitiendo como mujer al máximo nivel deportivo. La doble campeona olímpica y tres veces del mundo en 800 metros ha conocido que este mediodía el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) ha desestimado su recurso contra la IAAF. Por lo tanto, la Federación Internacional obligará a las mujeres que, como Semenya, padecen hiperandrogenismo (altos niveles de testosterona en sangre) deberán medicarse para reducir esos niveles en las pruebas femeninas de medio fondo, o bien competir junto a hombres.

La polémica entre la IAAF, que preside Sebastian Coe, y la campeona sudafricana vienen de tiempo atrás. Hace un año, la Federación Internacional anunció una nueva regulación, que debía entrar en vigor en noviembre, que obligaba a las atletas a mantener los niveles de testosterona por debajo de los 5 nanomoles por litro durante un periodo continuado de al menos seis meses, para competir en pruebas de entre 400 m y una milla y ver reconocidas sus marcas. Si no lo hacían así, las corredoras «con disfunciones en su desarrollo sexual», como las describe la IAAF, debían cambiar de prueba o competir como hombres.

Se trataba de una medida destinada a 'frenar' la superioridad de la africana en las competiciones femeninas de mediofondo, ya que la IAAF consideraba que se fundamentaba en el hiperandroginismo de Semenya, que la hacía ser más potente y rápida que el resto de las competidoras. Ante este panorama, Caster Semenya recurrió ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) en junio de 2018. En octubre, a un mes de la anunciada entrada en vigor de la norma, la IAAF la dejó en suspenso a la espera del fallo del tribunal.

La decisión de la TAS admite que esas regulaciones planteadas por la IAAF en efecto «son discriminatorias» pero añade que «esta discriminación es un medio necesario, razonable y proporcionado para cumplir el objetivo de la IAAF de preservar la integridad del atletismo femenino en los eventos restringidos».

Tras conocer la noticia, la IAAF ha mostrado su agradecimiento al TAS por su detallada y pronta respuesta a las apelaciones contra su normativa sobre elegibilidad para competir en pruebas femeninas para las atletas que presentan estas características, «y se complace de que estas regulaciones sean consideradas una forma necesaria, razonable y proporcionada de conseguir el legítimo objetivo de la IAAF de preservar la integridad del atletismo femenino en las pruebas restringidas».