Rahm juega a la versión golfista del 'tres en raya'

Una iniciativa de TaylorMade junto a Dustin Johnson, Day y McIlroy para presentar una nueva evolución de bolas antes del PGA

José Manuel Cortizas
JOSÉ MANUEL CORTIZAS

Calma antes de la tempestad. Con el grueso de los 156 clasificados ya presentes en Long Island, donde el jueves arrancará en Bethpage State Park el PGA Championship, segundo 'major' de la temporada, las marcas aprovechan el tirón para lanzar nuevos productos y usar el reclamo de las estrellas a las que patrocinan. TaylorMade, en cuya nómina de apoyo financieron figura Jon Rahm, reunió días atrás a cuatro de sus más reconocibles embajadores para presentar en sociedad las nuevas bolas de la serie TP5 Además de al de Barrika, la marca californiana citó al actual número uno del mundo, Dustin Johnson, y dos jugadores que en el pasado también ocuparon el trono en el golf planetario, Jason Day y Rory McIlroy.

La idea fue retarles a tres partidas del 'tres en raya', jugadas con una cuña y una de las nuevas bolas. Rahm formó equipo con 'DJ' para medirse al australiano y al norirlandés. El sistema, tan sencillo como el juego en sí. Una zona de green quedó cuadriculada incluyendo las nueve casillas posibles en las que colocar la ficha, en su caso, la bola a distancia. Como podrán apreciar, aunque el buen humor fue el común denominador se percibe otra realidad, que este póquer de jugadores son competidores natos y odian perder hasta en este tipo de encuentros. Pasen y vean. Es curioso y lo pasarán bien. Además de corroborar que manejan los palos como elegidos que son.

La PGA ha hilado fino para acumular media docena de partidos estelares de cara al segundo 'major' del año que se pondrá en marcha el jueves en Long Island, cerca de Brooklyn, en el Bethpage State Park, campo público que pasa por ser uno de los más complicados de la geografía estadounidense. Será, además, la sede de la Ryder Cup de 2024, la edición que seguirá a la que se dispute dos años antes en Roma. Jon Rahm lleva un año de ensueño, coleccionando Top10 y ganando el parejas de New Orleans en su última aparición pública. Por ello, además de su puntera ubicación en el ranking mundial -sigue undécimo- ha sido incluido en una terna espectacular que arrastrará buena parte del público que decline ser fagocitado por el efecto Tiger Woods.

El de Barrika, junto al número 1 planetario, Dustin Johnson, y el héroe local Jordan Spieth -del que se espera lo más parecido a una resurrección-, formarán un trío con muchos quilates en su juego. Están citados en el tee del 1 el jueves a las 19.16 (hora española) y el viernes se pondrán en marcha desde el hoyo 10 a las 13.51, minutos antes de las ocho de la mañana en Farmingdale, donde se ubica el recorrido negro (Black Course) del Bethpage State Park.

La PGA ha mantenido su proceder de unir en el partido estelar a los ganadores de los tres últimos 'grandes' disputados, con lo que se forma una terna perfecta: Tiger Woods (Masters), Francesco Molinari (The Open) y Brooks Koepka (PGA Championship). Sus horarios de puesta en marcha serán las 14.24 y 19.49 horas, con lo que no compartirán franja televisiva con el grupo de Jon Rahm lo que aumenta las opciones de que la televisión americana refleje la actuación del morrosko vizcaíno. Otras sociedades interesantes las formarán Fowler, Bubba Watson y Rose; y McIlroy, Mickelson y Day.

No se queda atrás el partido de Sergio García. Compartirá recorrido con Justin Thomas y el australiano Adam Scott en un momento dulce de juego del castellonense, que parece haber dejado atrás las penas, aunque cuando llegue el momento de la verdad sentirá la presión de llevar seis 'majors' consecutivos sin superar el corte.

El golf español estará, además, representado por el canario Rafa Cabrera, el extremeño Jorge Campillo y el donostiarra Adrián Otaegui. En total son 156 los jugadores clasificados, con el Top 100 mundial al completo por primera vez en la historia, según la organización. Hay 34 ganadores de 'grandes', doce jugadores que han sido números 1 del mundo y 69 no estadounidenses en representación de 27 países. El Rodman Wanamaker Trophy nunca ha acabado en manos de un español.