Tour Championship

McIlroy, el hombre de los 15 millones

McIlroy, el hombre de los 15 millones

El norirlandés da un recital para llevarse por segunda vez la FedEx Cup y Rahm cierra un año notable en el Circuito Americano con el duodécimo puesto

José Manuel Cortizas
JOSÉ MANUEL CORTIZAS

Que los resultadistas crucen de acera. O mejor no, que opinen y hablen, pero con conocimiento de causa. No le salió, ni de lejos, a Jon Rahm el torneo soñado en la final de la FedEx Cup, pero su duodécimo puesto final en absoluto empaña su tercera prodigiosa temporada en el Circuito Americano, con triunfos en todas ellas y en la recién finiquitada con la segunda mejor marca de Top10 tras el héroe de East Lake. Rory McIlroy, el norirlandés con el que el jueves iniciaba el Tour Championship acabó por ser el hombre de los 15 millones de dólares, el sucesor en la atalaya americana de otro europeo, Justin Rose. Único jugador, junto a Tiger Woods, que ha ganado dos veces este calendario.

Sucedió todo en un desenlace maratoniano provocado por la suspensión de la tercera jornada por las tormentas y el impacto de un rayo que hirió a seis aficionados y causó importantes daños logísticos que fueron subsanados en tiempo récord. Los 30 finalistas de la FedEx salieron a completar la vuelta interruptus ayer a las ocho de la mañana (hora local). Rahm fue de los mejor parados porque en las nueve banderas que disputó cobró tres para acabar con un parcial de -2 y una tarjeta de -6 alejada de la cabeza, pero que le permitía albergar esperanzas reales de luchar por colarse en el Top10, en el que entonces se encontraba. Los de arriba las pasaban de todos los colores. El liderato cambiaba de manos y lo mismo embocaba de uno Schauffele en el 9 que Koepka arrancaba con dos bogeys en tres hoyos o Thomas se comía un triple bogey en el 16 pese a ver alcanzado la calle en su salida. McIlroy era el único que no se desviaba de su camino.

El gran déficit de la semana en Atlanta para el vizcaíno parecía tener solución. Seguía a lo suyo, despreciando la especulación y buscando cada trapo como si fuera el golpe de su vida, con el riesgo que entraña. Había embocado desde seis y cuatro metros y medio y eso le excitaba para seguir intentándolo cuando horas después comenzará la cuarta y definitiva vuelta. Pero se dio de bruces con ella, marcando su primer bogey en unos primeros nueve hoyos que tuvieron tres borrones más, del 7 al 9. El saldo de su bonus en metálico oscilaba desde 1.045.000 dólares que fueron temporalmente suyos cuando compartía la séptima plaza jugando la bandera 6 a los 562.500 certificado en el 9 su trío de bogeys.

A esas alturas de la función no iba a cambiar. Enderezó sus salidas, eso sí, restando quizá un poco de carga explosiva, y se regaló dos birdies para confirmar su capacidad de reacción. Volvía a situarse a un golpe del Top10 y sus ganancias virtuales se movían por encima de los 700.000 dólares. Hasta el final persiguió un desenlace acorde a la gran temporada completada al otro lado del Atlántico. Bogeys al 12 y 17 y birdies al 14 y 18. Nada, aunque sólo sirva como alivio, más gratificante que marcándole una muesca al campo, que en su caso le sirvió para empatarle en el cómputo de los cuatro días. Cerró con -4 que era el hándicap que se ganó en el calendario regular y los dos play-off. Duodécimo empatado con DeChambeau y recibiendo un cheque de 682.500 dólares, que sitúan sus ganancias por premios en la temporada americana por encima de los cinco millones.

No hubo emoción en la lucha por el título. La evitó un Rory McIlroy mayúsculo. Thomas se había descolgado por la mañana, Koepka por la tarde con tres bogeys encadenados entre el 12 y 14. Fueron los grandes derrotados. Schauffele no acabó de poner en marcha su vuelta y el norirlandés cobraba los birdies a pares, el último a lo campeón, en el 18.

Rahm descansará tres semanas para regresar a la actividad en Europa. Será del 19 al 22 de septiembre en el BMW PGA de Wenworth (Rolex Series); del 26 al 29 en el Alfred Dunhill Links (St Andrews, Carnoustie y Kingsbarns); y del 3 al 6 de octubre jugará en la Casa de Campo Villa de Madrid el Open de España.

Temas

Barrika