Rahm busca la séptima ola de la serie

Jon Rahm abraza a Phil Mickelson, ganador en 2018, que juega esta semana en México su torneo PGA número 600. / MWCH / TEN GOLF

Tras seis Top10 consecutivos, luchará en México por ser el primer español en ganar un Mundial

José Manuel Cortizas
JOSÉ MANUEL CORTIZAS

Mundial. Denominación de origen. Comienzan las palabras mayores en 2019, aunque el primer certamen de la trilogía se adelante unos meses (última semana de octubre) en Shanghai. Tras los cuatros Major y el The Players, los torneos con el sello 'World Gold Championship' ocupan el siguiente estatus en el escalafón planetario. Enriquecen con puntos y dólares (1.745.000) al ganador y le catapultan hacia un estado de máximo reconocimiento planetario. Y desde 1999 que existe este póquer de citas (Shanghai, México, Dell match-play y FedEx St Jude, que sustituye este año al Bridgestone) ningún jugador español le ha hincado el diente a ninguna de ellas. Huelga decir que este dato hace salivar a un Jon Rahm que visita por tercera vez el campo de Chapultepec, donde contará con la compañía española de Sergio García, Rafa Cabrera y Adrián Otaegui.

El de Barrika figura en todas las quinielas entre los favoritos. En el PGAse valora mucho la regularidad y pocos jugadores hay que hayan comenzado el curso más regulares que él. Sus seis últimas actuaciones componen una gráfica estelar: ganó el Hero, octavo en el Sentry Hawai, sexto en el Desert Classic, quinto en el Farmers, décimo en casa en Phoenix y noveno en su estreno en el Genesis de Los Ángeles. Como en el surf, lleva seis buenas olas y quiere rematar la serie haciendo virguerías sobre la séptima que cierra el ciclo. Como los otros 71 jugadores presentes en México City, deberá luchar contra los elementos. No será el agua –ni rastro, con medias para los cuatro días de juego de entre 13 y 26 grados–, y probablemente tampoco el viento. Aquí entran en juego los árboles –algunos invaden las calles como trampa extra–, los arenales y el agua, unos greens con mucho movimiento y la altitud y densidad del aire.

Superando los 2.000 metros de altitud, los parámetros indican que se deben jugar uno o dos palos más de lo normal, por aquello de que la bola puede prolongar su vuelo hasta en un 20%. Pero esa realidad física queda relativizada con lo denso de un aire que frena cada envío que no coja suficiente altura.

Se acerca el Masters

Se nota que se acerca el Masters y que ya ha desembarcado en el continente americano la plana mayor del golf. En la nómina de Chapultepec aparecen 46 de los 50 primeros clasificados en el ranking, en el que el vizcaíno es sexto. Echar un vistazo a los partidos estelares dice lo bien que se lo pueden pasar los aficionados viendo a Mickelson-Thomas-Johnson; Schauffele-Molinari-Olesen; Koepka-Watson-McIlroy; Stenson-Kuchar-Fleetwwod; Leishman-Finau-Matsuyama; o el trío estrella para el público mexicano: Tiger Woods-DeChambeau y el héroe local, Ancer. «Para mí es un 'Major'», reconoce el texano de nacimiento.

Rahm escribirá sus páginas 28 y 29 junto a Fowler (con el que más vueltas ha jugado)y serán la sexta y séptima al lado de Reed. Sale hoy a las 19.51 (hora española) y mañana lo hará a las 18.39. Sergio García formará partido con Noren y Cantlay y juegan la primera jornada desde las 19.27. Rafa Cabrera, junto a Simpson y Cantlay, están citados a las 20.15 en el último turno del día, y el que partirá antes será Adrián Otaegui acompañado por Horschel y Oosthuizen (18.15).

El México Championship es muy especial para Phil Mickelson. Además de defender el título vive esta semana su torneo número 600 del circuito PGA. De todos ellos ha ganado 44.

Adrián Otaegui se convierte en el pasajero 72

Acababa de quedar segundo en el ISPS Handa World Super 6 y le pegaba un buen pellizco a su clasificación en el ranking mundial, hasta la plaza 64 planetaria. La organización del Mundial de México había confirmado la presencia de 68 jugadores y le quedaban cuatro invitaciones que cursar para cerrar el elenco definitivo. En esos casos se tira precisamente de riguroso orden de lista mundial. Si alguno no quiere, pasa al siguiente. Para felicidad de Adrián Otaegui hubo tres compañeros (Woo Kim, Snedeker y Hadwin) que declinaron hacer las maletas contra reloj y acercarse a México City. El donostiarra dijo que sí, se convierte en el pasajero 72 que cierra el pasaje y disputará así su segunda cita mundialista, tras su debú del pasado año en Shanghai.