Urko Arroyo, del Athletic a la selección AFE para futbolistas en paro: «Me veo mejor que nunca»

Urko Arroyo posa con un trofeo ganado en Gibraltar./
Urko Arroyo posa con un trofeo ganado en Gibraltar.

«Ahora espero tranquilo destino, seguramente fuera de España», afirma esperanzado el exjugador rojiblanco

JAVIER BELTRÁN

Tras disfrutar una campaña en la Premier de Gibraltar con el Europa FC, con un subcampeonato de Liga (ganó el Lincoln) y la Copa, Urko Arroyo descartó renovar dos años a la baja y se bate el cobre con la selección AFE en San Pedro del Pinatar (Murcia) para profesionales del fútbol en paro: «No me compensaba la renovación que me ofrecían. Si me hubiesen respetado el contrato, seguiría. Ahora espero tranquilo destino, seguramente fuera de España», lanza a EL CORREO el exleón, con vías abiertas en Islancia, Grecia e India.

El persianazo al mercado veraniego pasado ya se había sellado con Urko Arroyo, de 32 años, en la estacada, orillado a última hora y sin margen de maniobra del plantel del UCAM Murcia. Aunque encontró acomodo en la Premier de Gibraltar, en el Europa FC. Un año fértil, con 13 goles (uno de ellos en la final de la Copa en la que provocó un penalti) y 10 asistencias: «Estoy mejor que nunca, he marcado muchos goles y eso jugando en banda. Me queda cuerda, me veo mejor que nunca«, asegura el extremo bilbaíno.

El habilidoso mediapunta comparte concentración en el Pinatar Arenas con Julen Colinas, Txomin Barcina, Imanol Sarriegi y Julio Iricibar, entre otros, con el mismo propósito de reivindicarse en esta ventana que les ofrece la AFE. «Si no me sale algo interesante esperaré a diciembre», lanza Urko Arroyo.

Cantos de Sirena en India

«No me cierro ninguna puerta, aunque me gustaría por Europa«. Ya hace un par de años estuvo a punto de enrolarse en la Liga de Thailandia, aunque no cristalizó y ahora ha recibido cantos de sirena de Grecia, Islandia y la India: »En España la cosa está jodida económicamente en Segunda B«, reitera.

Urko ha vivido este año en una urbanización aledaña a Sotogrande, en una de las zonas más exclusivas de Cádiz, a 25 minutos de Tarifa y muy cerca de Gibraltar. «La Liga es flojita, menos los tres primeros equipos», asevera.

El extremo de Ibarrekolanda está curtido en mil batallas. Debutó con 18 años con el Athletic ante el Valencia a las órdenes de Javier Clemente. Dos años más tarde, Caparrós le reclutó para el Sánchez Pizjuán en su segundo y último partido como león y después, driblando un par de lesiones graves de ligamentos con entereza, una hoja de servicios variada como jornalero del balón: Barakaldo, San Roque, Amorebieta, Toledo, Jaén, Lleida, Lorca y UCAM y Europa FC. En Murcia espera un nuevo destino. Sin prisa, pero sin pausa.