Siria, a dos partidos del Mundial de Rusia

Otro ejemplo de que el fútbol está por encima de cualquier conflicto es lo que sucedió con la selección de Siria. En plena guerra civil, Siria empató ante Irán en un partido de clasificación para el Mundial de Rusia 2018. A falta de un minuto para que el partido concluyera, Siria empató el partido y desató la euforia en la ciudad de Damasco. El sueño de estar en el mundial se antoja todavía harto complicado. De conseguirlo, sería la primera vez que accede a un Mundial, pero antes deberá superar a una selección asiática en la repesca.