Eurocopa I Fase de clasificación

Noruega, una repesca y un batacazo que hundió a Molina

Molina (d), de extremo ante Noruega en un amistoso disputado en 1996./RFEF
Molina (d), de extremo ante Noruega en un amistoso disputado en 1996. / RFEF

España se ha medido siete veces a la selección nórdica con un balance positivo empañado por la derrota en la Eurocopa del año 2000

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉSMadrid

Las selecciones de fútbol de España y de Noruega se han enfrentado siete veces, con un balance de cinco triunfos españoles, un empate y una victoria noruega. No son demasiados precedentes ni el duelo es un clásico del fútbol europeo, pero a lo largo de la historia ha dejado un par de momentos culminantes, uno de ellos solventado con éxito por España y el otro de infausto recuerdo.

Españoles y noruegos se vieron las caras por vez primera en un amistoso disputado en El Molinón en marzo de 1978, con victoria local por 3-0 y goles de Quini en su casa, Ángel María Villar y Dani. Casi dos décadas después, en febrero de 1996, los nórdicos pisaron de nuevo España en otro amistoso disputado en el antiguo Insular de Las Palmas de Gran Canaria y resuelto con victoria española por la mínima con gol de Kiko. Ese mismo año, pero en abril y disputado en Oslo, otro amistoso de preparación para la Eurocopa de Inglaterra que no pasó a la historia por su fútbol y sí por un episodio rocambolesco. Javier Clemente había agotado cuatro de los seis cambios a falta de un cuarto de hora para el final, cuando el defensa Juanma López se lesionó. En el banquillo estaban Sergi Barjuán, que no estaba inscrito para el partido, y José Francisco Molina. Lo normal hubiera sido jugar con diez lo restante y ensayar la inferioridad numérica, pero Clemente optó por experimentar y dio entrada al guardameta, pero en la posición de extremo izquierdo.

La segunda vez que Noruega se cruzó en el camino de Molina fue menos agradable para el portero, que esta vez sí actuó bajo los palos. Fue en el debut de España en la Eurocopa de Bélgica y Holanda del año 2000, que se saldó con una desastrosa derrota 0-1 ante los noruegos, dejó a la selección española de José Antonio Camacho contra las cuerdas y supuso el final del portero como internacional.

Hasta ahí el capítulo de mal recuerdo. En noviembre de 2003, Noruega se cruzó en el camino de España hacia la Eurocopa de Portugal, que se había complicado hasta el punto de llegar a una repesca. La selección de Iñaki Sáez sufrió en Mestalla en la ida y viajó a Oslo con un escaso 2-1 que hizo saltar todas las alarmas. Raúl, Vicente y Etxeberria firmaron un 0-3 que permitió el sufrido billete.

El último precedente, aun fresco en la memoria, data del partido de la primera vuelta de la fase de clasificación para la Eurocopa de 2020, disputado en Mestalla en marzo y saldado con un 2-1, con tantos de Rodrigo y Sergio Ramos y en el que la falta de puntería obligó a España a sufrir hasta el final.