El 'Portu' da la cara hasta el último suspiro

El Portugalete mantuvo el tipo y tuvo ocasiones, pero al final cedió ante un Castellón que ayer llenó su estadio./MARÍA JOSÉ SEGOVIA
El Portugalete mantuvo el tipo y tuvo ocasiones, pero al final cedió ante un Castellón que ayer llenó su estadio. / MARÍA JOSÉ SEGOVIA

El equipo jarrillero, que jugó 50 minutos con diez, se queda sin el premio del ascenso ante un Castellón arropado por 15.000 aficionados en las gradas

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

El Portugalete llora. Herido desde el partido de ida con ese gol en contra de penalti en el tiempo de descuento (1-1), el conjunto de Carlos Docando se quedó a las puertas del ascenso a Segunda B y no pudo acompañar a la Cultural de Durango en este exitoso camino. Lágrimas jarrilleras. Con diez desde el minuto 42 por la expulsión de Bonilla por doble amarilla -la segunda quizá una pizca rigurosa-, el conjunto vizcaíno no perdió la cara al duelo, luchó hasta el último aliento pero sí es verdad que el Castellón dominó la vuelta de la última eliminatoria. Llevaba una buena racha el 'Portu' en esta fase, sin derrotas e incluso con una victoria en Plasencia en la anterior etapa. Eso necesitaba ayer, ganar o un empate con dos o más goles. No lo consiguió. Aunque puso empeño y nunca se dio por vencido. Derrota, pero con la cabeza alta.

1 Castellón

Castellón: Zagala, Enrique, Dealbert, Arturo, Juanjo, Colomer (Rubio, min, 78), Castells, Ximo Forner, Marenyá, Cubillas (Nuha, min. 74) y Cristian (Serra, min. 58).

0 Portugalete

Portugalete: Jorge, Garmendia, Artabe, Natxo, Moya, Txopi (Núñez, min 69), Platero (Josué, min. 73), Ukerdi, Txaber, Bengoetxea (Méndez, min. 85) y Bonilla.

Goles
1-0. M. 61. Colomer.
Árbitro
Monterrubio Torres (Aragón). Expulsó a Bonilla, por doble amonestación, en el minuto 42. Amonestó a Castells, Enrique, Colomer, por el Castellón, y Moya, por el Portugalete.
Incidencias
Lleno en el Nou Castalia, cerca de 15.500 espectadores, con aficionados del Portugalete.

Ambiente infernal. Dos horas y cuarto antes de que empezara el duelo ya había miles de personas esperando a los locales para espolearles hacia Segunda División B, donde no estaban desde el ejercicio 2010-11. Durante el encuentro fueron arropados por unos 15.500 aficionados en Castalia.

Comenzó el partido con cierta igualdad entre ambos conjuntos, con un Portugalete guerrero. Debía marcar para lograr ese ascenso por el que tanto ha peleado, por regresar a una categoría que perdió en el curso 2015-16. Sin embargo, con el paso de los minutos, el Castellón, un potente proyecto, se acercó con más peligro a la meta de Jorge. Ximo Forner contó con la primera oportunidad a los diez minutos. Respondió bien el portero, que mantuvo con vida a su escuadra y evitó una derrota más abultada.

El colegiado expulsó a Bonilla en el minuto 42.
El colegiado expulsó a Bonilla en el minuto 42.

Porque los jarrilleros, a pesar de su brega, veían cómo la posesión caía del lado local. Y también los disparos: Colomer, Marenyá, Cubillas, Cristian, entre otros, pusieron en peligro la guarida vizcaína. Pero siempre estaba ahí Jorge. Los visitantes habían logrado aproximarse alguna vez a los dominios de Zagala, pero sin excesivo peligro. Hasta el minuto 46. En el descuento, una falta lateral se convirtió en un córner. En el saque, un cabezazo lo sacó Zagala cuando se colaba en la portería del Castellón. ¡Qué pena! En ese momento, ya estaba con diez el cuadro vizcaíno, por la doble amarilla a Bonilla. Poco después, Jorge respondió, sobre la bocina, a un remate de cabeza de los levantinos.

Roza el palo

Tras el descanso, el Portugalete salió con más visión ofensiva. De hecho, Txopi se sacó un disparo que salió rozando el palo. Se animó, porque precisaba de ese tanto. Pero con el paso de los minutos, los entrenados por Docando se encontraron con un oponente con más ímpetu. Y llegó el tanto de Colomer. Un buen centro de Enrique desde la banda izquierda, lo cabeceó el futbolista nacido en la ciudad.

Castalia estalló de alegría, y el Portugalete se quedó grogui. Sumó ocasiones el grupo local, de todos los colores, pero el cuadro jarrillero no se achicó y dispuso de una doble oportunidad, a falta de diez minutos. Primero, Josué, y luego un centro de Bengoetxea desde la derecha, lo envenenó Marenyá y casi sorprende a Zagala. Pero no ocurrió. Y el cuadro vizcaíno se quedó sin premio a su excelente temporada. Lágrimas gualdinegras. Adiós al sueño.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos