El periodista que inventó la Champions y el Balón de Oro

Jacques Ferran, hacia 1968 /Wikipedia
Jacques Ferran, hacia 1968 / Wikipedia

Los astros del fútbol europeo tienen una deuda con Jacques Ferran, visionario del fútbol, que falleció en París a los 98 años

Javier Muñoz
JAVIER MUÑOZ

Jacques Ferran era un visionario. Michel Platini decía de él que, más que el periodista que entró a trabajar en el diario 'L'Equipe' en 1948, era ante todo «un filósofo del fútbol», un intelectual de ese deporte que estaba por encima de las polémicas y que tenía «una visión global» del balompié.

Fue a Ferran, nacido en Montpellier y que falleció en París la semana pasada a la edad de 98 años, a quien se le ocurrió instituir en 1956 uno de los premios más ansiados por las estrellas del fútbol; el Balón de Oro, ese trofeo que ha desatado una carrera mediática entre Leo Messi y Cristiano Ronaldo para ver quién lo consigue más veces (hasta ahora cinco cada uno) y que ayuda a alimentar innumerables portadas de la prensa deportiva mundial.

Es la pugna de ambos astros lo que podría considerarse efecto colateral de otro gran descubrimiento de Jacques Ferran, uno más relevante aún que el anterior. Porque el Balón de Oro surgió como el corolario de otra brillante idea suya, un gran torneo futbolístico en cuya gestación había participado un año antes, en 1955, integrado en un grupo de colegas de su país igualmente ilusionados (Jacques de Ryswick, Jean Philippe Rethacker y los exjugadores e informadores Gabriel Hanot y Max Urbini). Y esa competición genial no era sino la Copa de Europa que hoy conocemos como Champions y de la que esta noche y mañana se empiezan a jugar los octavos de final.

Ferran, hijo de magistrado y napolitana, que estudió Letras y fue profesor antes que informador, llevaba más de tres décadas retirado de las rotativas, contemplando la deriva financiera del fútbol. Y es cierto que no le gustaba demasiado lo que veía. Ya en 2006 reconoció, hablando de la Champions, que los clubes de los países pequeños se había quedado al margen y que sólo mandaba el dinero. «Pero qué quiere usted, es la vida», reflexionó.

Los mandamases

Algo de nostalgia era lógica en Ferran, porque a él le cupo la tarea, hace más de seis décadas, de elaborar el primer reglamento de la Copa de Europa, un paso decisivo después del compromiso alcanzado por los mandamases del fútbol continental, entre los que no puede olvidarse al entonces presidente del Real Madrid, Santiago Bernabéu.

Un obituario del diario 'Le Monde' recuerda unas palabras de Jacques Ferran sobre aquellos días. «Todo el mundo en el periódico ('L'Equipe') era muy consciente de que la idea (Copa de Europa) era fantástica para los clubes y los patrocinadores. Y como buen empresario, nuestro patrón Jacques Goddet (fundador de 'L'Equipe' y director del Tour hasta 1987) comprendió igualmente la oportunidad que representaba para desarrollar las ventas».

Pero el torneo de fútbol (el más importante de clubes en la actualidad) no lo puso en marcha ningún rotativo, sino que el guante lo cogió la UEFA, y el primer ganador de la Copa de Europa fue el Real Madrid en la temporada 1955/56.

Y todo funcionó. En 1956 fue el semanario 'France Football', cuando ya lo dirigía Jacques Ferran, el que instituyó el Balón de Oro al mejor futbolista europeo del año. El primer galardonado fue el inglés Stanley Matthews, que había superado los 40 y jugaba en el Blackpool. El segundo, en 1957, fue Alfredo Di Stefano, del Real Madrid, y el último, en 2018, el también madridista Luka Modric.

Jacques Ferran sería testigo en las postrimerías de su vida de la guerra estadística de Messi y Cristiano por un premio que el iluminó y que hoy es la puerta para ganar millones de euros. En 2017, cuando tenía previsto acudir a la entrega del quinto Balón de Oro al astro portugués, una operación se lo impidió. Tenía entonces 96 años, los suficientes para comprender los derroteros que había tomado el fútbol. «Pero qué quiere usted, es la vida».