Patxi Salinas: «Renuncié a entrenar en Asia por el Badajoz»

Patxi Salinas, en la Plaza Nueva de Bilbao. /Mireya López
Patxi Salinas, en la Plaza Nueva de Bilbao. / Mireya López

El vasco rompe su silencio tras la salida del club pacense

JAVIER BELTRÁNBilbao

Patxi Salinas siempre ha sido un entrenador atípico. Ya lo fue como central rocoso en el Athletic y Celta. Carácter y personalidad a raudales. Pilotó a la Gramanet sin cobrar, solo por objetivos que consiguió apostando al todo o nada; se fue a Malta a aprender inglés con una maleta y acabó entrenando en Primera; y ahora se topa con una destitución en Badajoz en la novena jornada. «Hoy en día la paciencia está muy limitada», señala sin poder entrenar ya en toda la temporada en España. No dio ni una rueda de prensa en su salida del club pacense. Rompe su silencio para EL CORREO.

- Apostó muy fuerte por el proyecto del Badajoz y le botan a la novena jornada...

- Pues sí, aposté muy fuerte. Tuve otras opciones buenas, alguna del extranjero, pero vi que era una equipo de capital de provincia, un buen campo, una buena afición. Hice un equipo totalmente nuevo (hasta 19 fichajes). Pero hoy en día la paciencia está muy limitada y los clubes ya no aguantan.

- Usted estaba seguro de triunfar allí lo mismo que en Burgos.

- Tenía claro que, más o menos, tenía un equipo potente, que podíamos hacer las cosas bien, no tenía ninguna duda. De hecho, el público nos decía que hacía años que no veía jugar así al equipo, estaban muy ilusionados, también la prensa. Pero en el fútbol mandan los resultados. Un par de partidos que tuvimos la desgracia de no ganar, se ponen nerviosos y deciden que la dinámica no es buena y que hay que cambiar. Lo entiendo, aunque no lo comparto.

- ¿Qué explicación le dio el presidente y el grupo inversor?

- Bueno, un poco por la dinámica que llevábamos, en el último partido la gente mostró cierta disconformidad, y jugar con esa tensión era muy complicado, sobre todo, para los jugadores. Lo más fácil para destensar un poco esto era echar al entrenador. Ha pasado en muchos equipos. Lo que no entiendo es que sea en la jornada 9 con 9 puntos. Si es en la jornada 25 con 18 puntos, sí. Ahora la diferencia con el sexto son tres puntos, un partido.

- Hay que matizar que el Badajoz no tiene un presupuesto de los altos en el potente Grupo IV de Segunda B.

- Ni mucho menos. Pasa muchas veces, que al ser capital de provicia creemos que van con presupuestos brutales y no es así. Estábamos muy por debajo del Burgos, por ejemplo. Y del Cartagena, del Murcia, del UCAM y los filiales... Sevilla B, Granada B... El objetivo era claro, la permanencia, no jugar el play-off. Y te echan en la jornada 9, con 9 puntos, estando en permanencia.

- Celta División de Honor, Athletic Juvenil de Honor, Gramanet, Porriño, Ourense, Rápido de Bouzas, Melita, Sant Andreu, Burgos y Badajoz. Muchos equipos como entrenador. ¿Qué balance hace con dos ascensos a Segunda B y otro encarrilado?

- Algunos fueron con presupuestos muy bajitos. Tengo experiencias muy buenas, como la de la Gramenet, que se salvó; en el Sant Andreu, con Copa ante el Atlético, con un ingreso brutal para el club; en el Rápido, en Burgos, fue de 10 y a un partido del play-off tuve que marcharme después de un playout el año anterior. Me pareció una barbaridad que me echaran. Hago un bagaje de pelear y es el de luchar en mi vida, de buscarme la vida.

-Precisamente, el máximo accionista del Burgos, Gonzalo Antón, comentó hace unos días en una entrevista que se equivocó con su cese y que el Burgos con usted hubiera entrado en la Copa seguro. ¿Reconforta pese a que el mal ya estaba hecho?

- Es cierto que cuando me cesa también me lo dice, pero me comenta que tenía una directiva detrás. Y parece que le presionó para tomar esa decisión. Luego se demostró que la decisión era tremendamente equivocada.

- Lo de buscarse la vida lo demostró cogiendo el petate y yéndose a Malta sin equipo ni contrato, dejando aquí a la familia.

- Sí, fue una de esas locuras que me dan de vez en cuando. Mi ilusión había sido siempre entrenar en el extranjero. Había tenido una reunión con el Panionios griego y el inglés me mató. Me dije: «Hay que hacer un curso intensivo». Y me fui a Malta tres meses a aprender inglés para coger esa nociones por si tienes que entrenar fuera. Ya estando allí pensé que había que mandar currículums por todos los campos de la isla y tuve la suerte de que me fichó el Melita de la Primera División. Me quedé allí nueve meses entrenando.

-¿Le marcó aquella frase famosa cuando fichó por el Juvenil de Honor del Athletic (estaban San José e Iturraspe en aquel equipo) en la que decía que su objetivo era entrenar al siguiente año al filial?

- Yo creo que es ambición, simplemente. Como se lo decía a los entrenadores que estábamos en la base del Athletic. Algunos eran educadores, que les gustaba la base, y mi mentalidad era aprender, mejorar y en dos o tres años seguir un poco la estela que había dejado Valverde. Del Juvenil al Basconia e intentar llegar al primer equipo. Si dejo a mi familia en Galicia, como estaba, para entrenar al cadete y después al juvenil, no hubiera venido, no era mi mentalidad. Hubo a gente que le extrañó, pero en la vida tienes que ser ambicioso. Era hacer méritos para intentar llegar al primer equipo, no digo que lo vaya a conseguir. Es lo mismo que en el Burgos, o en el Badajoz, lo que pretendía era hacer una temporada de la hostia para entrenar en Segunda A.

- ¿Y ahora lo de entrenar en el extranjero está más latente que nunca por aquello de que este curso ya no puede entrenar en España?

- Sí, de hecho estuve a punto en verano. Tuve una oferta importante de un equipo asiático y estuve a punto de irme, pero no la cogí por irme a Badajoz, que lo tenía apalabrado. Estaba ya comprometido, si no... He estado cerca de ir a Dubai varias veces, de hecho fui allí y no llegué a un acuerdo y me tuve que volver. Si sale alguna cosa, me gustaría, tengo vocación aventurera.

- ¿Ahora que hay elecciones inminentes al Athletic, le ha tocado alguien, alguna plancha, como a otros exleones?

- La verdad es que cuando ha habido elecciones al Athletic jamás me ha dicho nada nadie para ir con algún candidato. Sí es verdad que tuve un pequeño contacto con una persona que me lo comentó un día, pero nada. Hay muchos puestos en los que poder actuar. Yo tengo el título de director deportivo, el de entrenador UEFA Pro.

- ¿En qué puesto se vería capacitado o encajando en el seno del Athletic?

- Dentro del 'staff' técnico hay muchos puestos donde ayudar: en la dirección deportiva, en la relación con los jugadores, enlace con la directiva, relacciones externas... Muchos puestos donde tu perfil de exjugador puede encajar.

- Con Berizzo mantiene una buena relación.

- Él estaba en el Celta y yo en el Rápido de Bouzas. Hemos coincidido en Vigo y le he visto entrenar varias veces. Intento aprender de los mejores. Igual que fui a ver al Manchester United tres meses o viendo a Boca Juniors. Berizzo me ha llamado la atención. Me encantaba su forma de entrenar.

- Algunos ya alzan la voz para un relevo...

- Si hiciéramos caso a la gente, Valverde, Marcelino... habría que haberles echado hace algunas semanas. Mira, Berizzo es un profesional como la copa de un pino, con una capacidad de trabajo brutal, cercano, con conocientos, pero no ha tenido la suerte de iniciar bien. En Vigo estuvo dos años y fue una auténtica maravilla. Me niego a pensar que el Athletic con Berizzo no va a ir hacia arriba. Tarde o temprano, Eduardo va a sacar eso adelante. Está capacitado y muy preparado. Hay que darle tiempo.

- ¿Como excentral entiende que Unai Núñez no juegue?

- A mí es un central que me gusta mucho, fuerte y agresivo, rápido, que va bien en el juego aéreo. Igual que Yeray e Iñigo Martínez. Es una posición muy bien cubierta, incluso con Mikel San José, que puede jugar ahí, y Nolaskoain que viene de atrás.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos