La nueva vida en Haro de Ibra Dieng

Ibra Dieng/
Ibra Dieng

Enrolado en un nuevo equipo, se medirá este domingo al Bilbao Athletic

JAVIER BELTRÁN

Ibrahima Dieng, espigado delantero centro cedido el curso pasado desde el CD Vitoria a la SD Leioa, rescindió su contrato con el filial del Eibar y este verano se enrolaba en el Haro pilotado por Aitor Calle. Este domingo se mide al Bilbao Athletic en el estadio de El Mazo (18 h.). «Tuve otras ofertas una vez que el Vitoria descendió a Tercera, pero nos pareció la más interesante la del Haro», confiesa el 9 senegalés a EL CORREO. Calle moldea a este diamante en bruto: «Es un entrenador muy exigente», confiesa el ariete, que destaca con balones al espacio aprovechando su velocidad de zancada. Pese a su juventud, 22 años, ya ha actuado en 65 encuentros de Segunda B y tres de Copa del Rey.

Su vida en Haro ha girado totalmente. Había vivido desde de desembarco en Euskadi en Amorebieta, Eibar y Santutxu, por lo que ahora se aclimata a la populosa localidad riojana, con una rutina muy diferente. «Muy bien, tranquilo, el pueblo es pequeño, pero contento», insiste un Ibra Dieng, que comparte piso con Facu Ballardo, centrocampista de origen argentino del Haro, de 24 años, y con pasado en Lucena y Alavés B. Espera sumergirse en algún módulo de informática o de idiomas, aunque debe desplazarse a Logroño.

Necesita invertir su tiempo hasta las seis de tarde en la que se entrena el Haro. Ibra lo tiene claro en el capítulo colectivo, apela a la cautela: «El objetivo es mantenernos, es un equipo humilde y no será fácil porque este año el grupo es duro, habrá que jugársela en cada pardido», relata. Para empezar se asoma el Bilbao Athletic a la localidad del Alto Ebro, de donde conoce a Oier Luengo e Iñigo Baqué, con los que coincidió en las filas de la SD Amorebieta, y a Jon Morcillo: «Jugamos contra ellos en un amistoso y cuando vinieron ellos hablamos ya bromeamos del partido», desvela este amante del juego de Iñaki Williams, que no se marca una cifra de goles para este curso.

Dieng (18-11-97) es el pequeño de ocho hermanos, que vivía en los aledaños de Dakar, en Leona Thiaroye, pueblo pesquero donde dio sus primeras patadas al balón entre barcos atracados en su puerto. Un día se metió de polizón en un barco rumbo a Tenerife. De ahí a Bilbao por la intermediación de la amiga de su madre e instalado posteriormente en un centro de acogida del barrio de San Antonio de Amorebieta. José Félix Gallastegi, entonces director deportivo, lo reclutó para la SD Amorebieta al ser alertado por las condiciones innatas del chaval. Ibrahima ascendió con celeridad a su equipo de Segunda B y le hicieron una prueba en Lezama, en un ensayo de 11 contra 11 en el Campo 5. Sin embargo, no pasó el corte y cogieron finalmente a Diarra, ahora en el Basconia, desde La Txantrea. «Sí, no pudo ser tras aquel partidillo en Lezama, aunque no se puede mirar el pasado, sólo me fijo en el ahora. Sólo vivo el presente«, subraya el espigado delantero, de 1'92.

Un Haro que se ha reforzado esta semana con el exmediocentro del Sestao River Armando Corbalán y con el extremo Álex Valiño, cosecha del 97, ex Juvenil del Athletic, que llega a la localidad riojana procedente del Tenerife B, con experiencia en fase de ascenso a Segunfa B la pasada campaña con el equipo canario. Ambos podrían debutar ante los cachorros pilotados por Joseba Etxeberria.