Pickford rompe con los cánones

Pickford, durante el encuentro ante Suecia./EFE
Pickford, durante el encuentro ante Suecia. / EFE

El meta titular de la selección inglesa representa un perfil de portero mucho más europeo, alejado del modelo típico de su país

JACOBO CASTROMadrid

Cuando Pep Guardiola llegó al Manchester City tomó una decisión muy clara: no quería a Joe Hart. Su determinación no fue mal vista en el conjunto 'citizen', pero sí en el fútbol nacional. El catalán estaba dejando de contar con el único portero inglés que jugaba en un grande de la Premier.

Nunca fue Inglaterra una gran fábrica de porteros. Sin embargo siempre habían logrado colar un guardameta nacional en algún grande de su liga. Seaman o James eran el mejor ejemplo de como el producto inglés se había abierto camino en las porterías de la Premier. El descarte de Hart dejaba, por primera vez en muchos años, a Inglaterra huérfana en esa posición.

Pese a dejar la Premier, Southgate tuvo claro que, mientras no encontrase a otro, tenía que seguir confiando en Hart. De hecho, en la fase de clasificación, el veterano guardameta tuvo un gran protagonismo. Ya no jugaba en el City pero continuaba a buen nivel en el Torino. Sin embargo, su fichaje por el West Ham y su irregular actuación dio el pistoletazo de salida a Southgate para probar sus alternativas en el marco inglés.

Los nombres eran tres. Pope, meta del Burnley, Butlland, del Stoke City, y Pickford, del Everton. Tres muchachos de 26, 25 y 24 años respectivamente. Los dos primeros superaban el 1,90 de altura. Eran grandes y fuertes, como habían sido los porteros ingleses en los últimos años. El tercero, Pickford, era diferente, y un simple amistoso de preparación para el Mundial le sirvió para encandilar a Southgate.

En el debut contra Túnez, ya no hubo dudas. Jordan Pickford era la apuesta. En pleno 'Brexit', Southgate decidió que su equipo se 'europeizase'. Una manera de jugar más cercana a la practicada por equipos como el City o el Tottenham, dirigidos por entrenadores de fuera de Inglaterra. El cambio de portero iba en consonancia con esto. Era una manera de romper con todo lo anterior. Ya no más metas altos y fuertes. El nuevo portero inglés representaba un perfil más europeo. Sin embargo, todo lo nuevo genera rechazo, y tras la fase de grupos, muchos dudaron de Pickford, sobretodo, después de que Januzaj, de Bélgica, le batiese por alto. «Si hubiese sido más alto habría llegado al balón« comentó Cortouis poco después, echando más leña al fuego. Pero las dudas no tardarían en disiparse

Una exhibición ante Colombia, con varias intervenciones de mérito y una buena actuación en la tanda de penaltis, hizo que la gente comenzase a ver a Pickford de otra manera. El encuentro ante Suecia, donde realizó tres espectaculares paradas, lo encumbró. Con cara de niño, mofletes colorados y gesto enfadado, Pickford rompe con los cánones. Su titularidad representa que la revolución del fútbol ingés comienza por la portería.