Los vikingos conquistan México

Los vikingos conquistan México

Aser Falagán
ASER FALAGÁN

Dicen que los vikingos fueron los primeros en llegar a América. Quién sabe si es cierto, pero si eran suecos, tuvieron que hacer más de un intento. Después de una hora atacando por la izquierda a la 'Tri', por el flanco de un Gallardo sufridor y tarjeteado, los suecos se dieron cuenta que el hueco estaba a la izquierda, ahí donde se coló a los 49 minutos Augustinsson para poner por delante a Suecia en el partido que clasificó a los nórdicos. Lo que pasa es que una vez encontraron el camino le cogieron el gusto para firmar un 0-3 que parece excesivo castigo.

Más que un premio a los suecos ese primer tanto fue un castigo a un México que se olvidó de cómo ha llegado hasta aquí y se pasó al juego directo, renunciando a las triangulaciones y a la circulación de balón con la que derrotó a Alemania, que ha quedado eliminada tras caer ante Corea. Cuando lo recordó, la 'Tri' volvió a ser la de siempre: la de las asociaciones entre Guardado, Vela, Chicharito y Lozano, pero lo hizo solo en esporádicos momentos de claridad y, ocasionalmente, después de que Granqvist marcara el segundo en un penalti que pocos vieron como tal, pero Néstor Pitana no quiso siquiera la ayuda del VAR después de señalarlo.

0 México

Ochoa; Edson Álvarez, Salcedo, Héctor Moreno, Gallardo (Fabián, M. 65); Guardado (Corona, M. 75), Héctor Herrera; Layún (Peralta, M. 88), Vela, Lozano; Chicharito.

3 Suecia

Olsen; Lustig, Lindelof, Granqvist, Augustinsson; Claesson, Larsson (Svensson, M. 56), Ekdal (Hikhemal, M. 80), Forsberg; Berg (Thelin, M. 67), Toivonen.

Goles
: 0-1: Augustinsson (M. 49). 0-2: Granqvist, de penalti (M. 61). 0-3: Álvarez, en propia puerta (M. 73)
Árbitro
: Néstor Pitana. Amonestó a Gallardo, Héctor Moreno, Layún (México), Larsson y Lustig (Suecia)

El caso es que la Suecia post Ibrahimovic está en octavos de final tras clasificarse en un grupo en el que Alemania y México parecían superiores, pero en el que estalló la sorpresa. Alemania no defenderá el título tras quedar tercera y la 'Tri' pasa con apuros; sufriendo, pendiente siempre del partido de los germanos frente a Corea del Sur, porque un solo tanto alemán hubiera clasificado a los campeones. Pero ocurrió justo lo contrario. Quienes marcaron fueron los coreanos y México se salvó una inesperada frustración.

Así se cuenta la historia de dos equipos que llegaron a la última jornada sin posibilidades de apaños, mañas ni amaños. Cualquiera de los dos, como Alemania, podía quedarse fuera. Y Andersson le ganó la batalla táctica al gran Juan Carlos Osorio, que pasó de las críticas a maravillas con México durante la fase de clasificación para Mundial y las tres primeras jornadas.

Berg ya avisó a los diez minutos, como lo hizo Forsberg de falta forzando una gran intervención de Ochoa, aunque el mayor susto mexicano del primer tiempo fue el VAR del que, esa vez sí, echó mano Pitana para juzgar si Chicharito había hecho penalti. Solo cuando Guardado, Lozano, Chicharito y Vela se asociaban como saben llevaba la Tricolor peligro, generalmente con el exrealista terminando la jugada. Pero la constancia, otras veces gran virtud del combinado de Ororio, no era esta vez una de sus virtudes.

Cuando un lateral como Augusstinson rompió la defensa mexicana por donde más sólida parecía comenzó a gestarse el seísmo. Después una contra propició el penalti en el que Granqvist tomó la responsabilidad ante la ausencia de Larsson, ya sustituido. El tercero de Edson Álvarez en propia meta solo sentenció el partido y obligó a la 'Tri' a sacar a Corona por Guardado, lanzarse al ataque y ver cómo Chicharito y Carlos Vela tenían dos buenas oportunidades, pero ya tardías.

Para una vez que Ororio repetía equipo la experiencia resultó frustrante. Pero no creará trauma. Jamás una derrota se celebró tanto como lo hacían los aficionados aztecas al tener noticias del otro partido del grupo. Porque México está igual en octavos. Ahora haría bien en evitar más vikingos, porque ya no habrá coreanos que les rescaten.

Más noticias