La tecnología, protagonista en la victoria de Francia ante Australia

Jugadores celebrandoe el gol de Pogba/AFP
Jugadores celebrandoe el gol de Pogba / AFP

Los de Deschamps se llevaron el triunfo en un partido marcado por el estreno del VAR y el uso de la tecnología de gol

MELISA CABALEIRO

Todas las esperanzas del pueblo galo estaban puestas, desde que se dio a conocer la lista de los 23 convocados por Deschamps, en un único objetivo: repetir la hazaña de 1998 y conseguir la segunda estrella. Para comenzar a atravesar esta senda con buen pie, el preparador francés alineó al que ya se ha convertido en el once más joven en abrir una Copa del Mundo, hecho que no se producía desde 1930. Un equipo con un promedio de edad de 24 años y medio y con un tridente de lujo: Mbappé, Griezmann y Dembélé.

Australia, que debería haber sido -a priori- un rival fácil, se convirtió en un equipo que fue de menos a más durante todo el partido. Lo que comenzó siendo un monólogo de Francia, se convirtió en un partido con ocasiones más o menos peligrosas para Australia. La más clara de todas ellas, una acción en la que peinó Leckie, tocó Tolisso con el pie y tuvo que tirarse abajo Lloris para evitar el gol. El conjunto de Van Marwijk sabía a ciencia cierta que sus únicas oportunidades podían llegar desde jugadas a balón parado e intentaron provocarlas. La más clara fue una falta de Pogba sobre Leckie, ocasión que se quedó en nada porque Lloris salió con valentía hasta el corazón del área para hacerse con el balón.

2 Francia

Lloris; Pavard, Varane, Umtiti, Hernandez; Kanté, Tolisso (Matuidi, m.78), Pogba; Mbappé, Dembélé (Fekir, m.70) y Griezmann (Giroud, m.70).

1 Australia

Ryan; Risdon, Sainsbury, Milligan, Behich; Jedinak, Mooy, Leckie, Rogic (Irvine, m.71), Kruse (Arzani, m.84); y Nabbout (Juric, m.64).

Goles
1-0, m.57: Griezmann, de penalti; cometido por Risdon y pitado por el VAR. 1-1, m.61: Jedinak, de penalti. 2-1, m.80: Pogba.
Árbitro
Andrés Cunha (URU). Amonestó a Tolisso (m.76), de Francia; y a Leckie (m.12), Risdon (m.57) y Behich (m.87), de Australia.
Incidencias
Partido correspondiente a la primera jornada del Grupo C de la Copa del Mundo de Rusia 2018, disputado en el Kazán Arena (Kazán), ante 41.279 espectadores.

Si antes decíamos que la selección australiana fue de menos a más, el combinado de Didier Deschamps fue todo lo contrario. Salió eléctrica la delantera francesa al césped de Kazán. Mbappé necesitó apenas unos segundos para chutar a portería. Si bien es cierto, el delantero francés no tenía mucho ángulo en esta jugada y el portero australiano salvó fácilmente desviando el balón a córner. Posteriormente, Pogba y Griezmann intentaron probar fortuna, convirtiendo los diez primeros minutos en una sucesión de ocasiones que puso en serios apuros a Mathew Ryan, el guardameta australiano. Sin embargo, la mala fortuna de los delanteros a la hora de enganchar los balones que les enviaban, así como la implicación de la defensa australiana, evitaron los goles del combinado francés durante la primera parte.

Los jugadores de arriba se movían permanentemente, apareciendo con mucho espacio para correr. Pero el gol no llegó hasta el minuto 57, en una acción que se convertiría en la primera consulta del árbitro al VAR en un Mundial. La jugada en cuestión fue un penalti de Risdon sobre Griezmann. El colegiado uruguayo, Andrés Cunha, fue a ver la repetición a la pantalla instalada en el estadio por el VAR y señaló la pena máxima. Un tiro desde los once metros que Griezmann transformó para adelantar a los suyos. Sin embargo, poco le duró la alegría al combinado francés. Apenas cuatro minutos después, el árbitro volvió a señalar penalti, esta vez favorable a Australia, por una mano de Umtiti dentro del área. Jedinak transformó engañando a Lloris y puso las tablas en el marcador.

En el minuto 70, Deschamps sorprendió a todos sus aficionados al retirar a Griezmann -el hombre del partido por Francia-, aún con todo por decidir. El jugador del Atlético de Madrid dejó su sitio al delantero del Chelsea, Olivier Giroud. Sin embargo, a diez minutos de que el colegiado indicase el final del partido, se produjo una jugada de combinación entre Pogba y Mbappé. El del United controló el balón con la punta de la bota, después la tocó Behich, el balón hizo un extraño botando dentro de la portería y sorprendió por completo a Ryan. La tecnología de gol tuvo que entrar en juego para confirmar si el balón había atravesado por completo la línea y, tras ratificarlo, dio por válido el gol de Pogba, un jugador del que se debatió mucho en la prensa francesa, sobre si debía jugar de inicio o no, pero que ha demostrado estar en muy buena forma dando la primera victoria del Mundial a su selección en un partido algo atascado, en el que, hasta el momento y a pesar de las ocasiones, solo habían sido protagonistas los dos penaltis señalados.

Más información