Mundial 2018

Rusia 2018

Tragedia argentina

Tragedia argentina

Una impotente y sobrepasada albiceleste cae ante una soberbia Croacia y tiene un pie y medio fuera del Mundial de Rusia

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

Argentina llora. A lágrima viva. Tragedia nacional. Catástrofe. Drama. La albiceleste de un desaparecido Leo Messi perdió ayer la guerra frente a una dura y enérgica Croacia, con un enorme criterio para jugar al fútbol. Después del empate contra Islandia, la selección de un discutido Jorge Sampaoli jugaba su primera final en Rusia y, como suele ocurrir con este combinado, la perdió para amargura, rabia y desolación de su ferviente hinchada. Seguro que los apasionados hinchas han fabricado durante la noche multitud de insultos para desacreditar al técnico, al '10', a Caballero, que cometió un error obsceno en el primer tanto, a Higuaín, a Mascherano y a todo lo que se le ponga por delante. Aún no está eliminada la vigente subcampeona, una tropa que no creó nada y ofreció una imagen vulgar, sobrepasada... Pero una victoria hoy de Islandia frente a la inexperta Nigeria le dejaría camino de Buenos Aires. Los cuchillos, los sables, ya vuelan en Argentina, y más con un marcador en contra tan abultado porque el 'goal-average' puede decidir un grupo en el que Croacia ya está en octavos.

Intensidad, velocidad, emoción. Un continuo correcalles. También todos los golpes y entradas imaginables, un completo catálogo de faltas. Y dos formidables ocasiones, una por cada equipo. El primer tiempo deparó un precioso espectáculo para el espectador neutral, un cúmulo de microinfartos para los seguidores argentinos y croatas. Fue un partido sin dueño durante esos primeros 45 minutos, en los que Leo Messi y 'Kun' Agüero no inquietaron a su oponente, aunque tampoco lo hicieron en los segundos. El '10' ni la olió. Lo tenía claro el técnico Dalic -como todos los que compiten en este Mundial- 'sin Messi, no hay fiesta' en una albiceleste paupérrima. Solo tocó el culé 20 balones en la primera mitad, y ninguno peligroso.

0 Argentina

Caballero, Mercado, Otamendi, Tagliafico, Salvio (Pavón, min. 56) , Mascherano, Enzo Pérez (Dybala, min. 68), Acuña, Messi, Meza y Agüero (Higuaín, min. 54).

3 Croacia

Subasic, Vrsaljko, Lovren, Vida, Strinic, Rakitic, Brozovic, Rebic (Kramaric, min. 57), Modric, Perisic (Kovasic, min. 82) y Mandzukic.

Goles:
0-1: min. 53, Rebic. 0-2: min. 81, Modric. 0-3: min. 82: Rakitic.
Árbitro:
Ravshan Irmatov (Uzbekistán). Tarjetas amarillas a Rebic, Mercado, Mandzukic, Vrasljko, Acuña, Otamendi y Brozovic.
Incidencias:
Partido correspondiente a la segunda jornada del grupo D, disputado en el Nizhny Nóvgorod Stadium, ante 55.000 espectadores.

Comenzó el encuentro a mil revoluciones con tres cambios en Argentina: la entrada de Mercado atrás, de Acuña, por Di María, y de un Enzo Pérez que pasó de no estar convocado a titular en el segundo partido de la Copa del Mundo, lo que da idea del 'criterio' de un Sampaoli vestido de negro y sobreexcitado en la banda. Y esta fiesta del balompié, que terminó en incendio para la albiceleste, arrancó con una preciosa ocasión para una Croacia valiente, enchufada. Perisic, en la banda izquierda, le ganó la espalda a Mercado, recibió una pelota en largo, lanzó a puerta, y Caballero desvió la justo para desviarla a córner. Primer susto para la albiceleste. Poco después se desataron las hostilidades. La batalla que fue el encuentro: Mandzukic pisó a Otamendi, luego Tagliafico le devuelve la tarascada...

El guerrero Rebic

Y Rakitic sacó su milímetro para realizar un exacto cambio de juego hacia la derecha, y Rebic en el área no acierta. Este futbolista del Eintracht se convirtió en la estrella del partido: por su bravura, la que les faltó casi siempre a los argentinos, por su capacidad para estar en todos los sitios y por esa diana que le regaló Caballero nada más empezar la segunda parte.

Pero antes de ese error que casi seguro le costará la vida en Rusia a la albiceleste -y también después- pasaron muchas cosas. Tantas que el cronista casi se queda sin papel. Una ocasión en el minuto 12 a la que no llegó Messi, un cruce de Lovren para desviar un balón que se colaba en la portería europea. Y muchos choques y carreras. Y una preocupante falta de imaginación de los de Sampaoli: Mascherano, con mil batallas en sus piernas, ya no está para estas cosas. Para crear. La tuvo Enzo Pérez a la media hora: con todo a su favor, sin meta en el arco, la pegó fuera. De inmediato, respondió Croacia. En el segundo palo, Mandzukic entró como un cuchillo para sorpresa de una defensa desorientada. Su cabezazo se marchó desviado. Era un chispazo tras otro. Hacia la portería de Croacia, de inmediato hacia la guarida de Argentina... Pasión sobre el césped quizá en uno de los partidos más vibrantes de este Mundial, con Rebic ya como actor principal: cometió faltas de todo tipo, y tardó 40 minutos el árbitro uzbeko en amonestarle. Por cierto, justo antes del descanso, se lió en el área cuando lo tenía todo a su favor.

No tembló para marcar a los siete minutos del segundo tiempo al aprovechar un error grosero de Caballero. Tras un pase atrás de Mercado, el portero del Chelsea pegó de pena a la pelota, y el futbolista del Eintracht fusiló la portería albiceleste. Se acercaba el hundimiento, la depresión de todo un país que respira, siente y piensa fútbol. Metió Sampaoli a Higuaín, ese hombre al que le caen todos los palos de la ardiente hinchada, por Agüero. Gozó Argentina de una oportunidad de oro gracias a una internada del ariete de la Juventus, que la dejó atrás pero ni Meza ni Messi, al que le birló la pelota Rakitic, pudieron orientar a gol su remate.

Un equipo al trantrán

Estaba en shock, como Maradona en la grada. No daba la sensación de que pudiera anotar. Cierto que cuenta con Messi, y un chispazo de este genial futbolista, o de alguno de sus escoltas arriba, podía igualar esta final para la albiceleste. Pero la impotencia resultó más fuerte. ¡Qué imagen! Más con corazón que cabeza, como suele ocurrir, la albiceleste trató de lanzarse hacia la portería de Subasic, pero Croacia es una selección ordenada, bien plantada, que aprovechó las urgencias y el fútbol al trantrán de una formación que viajó a Rusia por los pelos -casi tiene que jugar la repesca- y aún tenía que sufrir un poco más de humillación: Modric sacó su fusil, desde la frontal del área. ¡Qué golazo del madridista! Y Rakitic, culé, como si fuera una competición entre los futbolistas de la Liga, firmó el tercero. Argentina llora su catásfrofe.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos