Bélgica maldice el 'catenaccio' de Francia

Eden Hazard, tras la derrota de Bélgica. /Afp
Eden Hazard, tras la derrota de Bélgica. / Afp

Hazard y Courtois tildan de «antifútbol» la táctica mostrada por Francia, que ha entregado la posesión a sus rivales durante las eliminatorias

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENEnviado especial a Moscú

«Prefiero perder con esta Bélgica que ganar con esa Francia. Estamos muy orgullosos de nuestro Mundial. Le mostramos a Bélgica lo que podemos hacer. Como capitán de este grupo, debo estar satisfecho con lo que hemos logrado», dijo con rotundidad Eden Hazard tras un partido en el que no fue elegido MVP pero en el que demostró ser uno de los mejores futbolistas del mundo. Sus palabras suenan más duras al saber que el extremo del Chelsea fue formado en Francia, desde los 14 años tras asentarse y debutar con el Lille, y llegó a tener una propuesta para cambiarse de bando, algo que nunca se llegó a plantear.

Hazard no ocultó estar «decepcionado» porque a su juicio Bélgica «merecía más. Creo que fuimos el mejor equipo de esta Copa del Mundo. Francia jugó todo el rato igual: defendiendo, pero les ha funcionado», lamentó tras intentarlo por todos los medios pero no supo cómo hacer daño a «un equipo sólido, que quizá no practique el juego más bonito, pero es sólida defensivamente y que marca cuando tiene una o dos ocasiones. En esta fase de un torneo, los detalles son decisivos y esos detalles resultaron a favor de los franceses», explicó a la televisión francesa TF1.

No fue el único crítico con el estilo francés, ya que Thibaut Courtois consideró que «Francia jugó al anti-fútbol, no creo que fueran mejores. Su delantero (Giroud, compañero suyo en el Chelsea) siempre estaba a treinta o cuarenta metros de la portería, algo que nunca he experimentado con el Chelsea. Hubiera preferido haber perdido contra Brasil, un equipo que se atreve a jugar al fútbol y que podría ser mejor que nosotros. Francia no lo es y es por eso que esta derrota sabe muy mal. Simplemente tienen mucho poder y han marcado la diferencia una vez. Si pierdes con un equipo que juega mejor les felicitas porque fueron mejores. Pero no tengo esa sensación aunque es verdad que otras veces yo no he merecido ganar y he ganado», agregó.

El portero de Bélgica lamentó caer «contra un equipo que no es mejor. A veces pasa eso y a España también le ha ocurrido. Hay equipos que quieren el balón y otros que se plantan detrás de la pelota. Ellos saben que los problemas que hemos tenido en los últimos dos años, los partidos complicados han sido contra equipos que se encierran. Es frustrante porque se pierde contra un equipo que no es mejor, que no juega a nada, que defiende», recordó aunque asume que la estrategia de los galos «es legítima. Contra Uruguay (en cuartos) metieron un gol a balón parado y otro por un error del portero. Es el fútbol, cada uno juega con sus cualidades. Marcaron un córner pero es una pena para el fútbol que Bélgica no haya ganado», lamentó. Estaba tan enfadado el meta, que incluso criticó que el árbitro, que «no pitó bien en absoluto», dejase que «los franceses perdieran demasiado tiempo».

«Nos valoraban y Francia defendió bien»

Lo cierto es que Francia es la defensa que menos ocasiones concede en el torneo: 16 remates en seis partidos. Ante Bélgica solo cedió tres y además tuvo una brillante actuación Hugo Lloris en los intentos de Kevin de Bruyne y Toby Alderweireld. El equipo de Deschamps recuperó diez balones más que su rival (44 a 34). «Fue un partido cerrado sin acciones importantes que decidieran. Francia logró el triunfo en un córner, en una acción a balón parado. Tuvimos mucha mayor posesión pero Francia es fuerte en ese aspecto y lo aprovechó. Es muy duro asumir eso. Francia defendió muy bien y eso hay que valorarlo. Incluso sus delanteros contribuyeron en eso. Significa que nos valoraban», analizó Roberto Martínez, que no perdía desde el debut como técnico en septiembre de 2016 ante España.

Con el billete para la final del domingo (17:00 horas, Telecinco) en el bolsillo, Francia no estaba preocupada por las críticas a su estilo, por tener un 40% de la posesión y vencer en un córner. «Es verdad que el triunfo fue a balón parado pero tuvimos más oportunidades y mis jugadores estaban preparados para cualquier escenario y cualquier situación que les pusiera el rival. Habíamos preparado bien el partido», afirmó con orgullo Didier Deschamps, un hombre con un pasado en el Calcio y cuyo equipo he tenido menos posesión que sus rivales en este torneo (Argentina y Uruguay). Se volvió a repetir en San Petersburgo ante la selección más goleadora hasta semifinales con 14 goles a favor.

El capitán Vicent Kompany, tras reconocer que «hubo una distancia muy corta entre ambos y es decepcionante», optó por mandar un mensaje optimista. «Las generaciones vienen y van, para el fútbol belga seguirá habiendo oportunidades para hacerlo bien en el futuro. La gente estaba decepcionada pero como cualquiera que tiene un momento duro, te levantas y luchas el siguiente día», recordó. Bélgica jugará el próximo sábado en San Petersburgo el partido por el tercer y cuarto puesto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos