Vida más allá del Athletic

El Leioa cuenta con un buen puñado de jugadores, además del técnico, con pasado rojiblanco en sus filas. /INSIGA S.D. LEIOA
El Leioa cuenta con un buen puñado de jugadores, además del técnico, con pasado rojiblanco en sus filas. / INSIGA S.D. LEIOA

El entrenador azulgrana Jon Ander Lambea, también con pasado rojiblanco, defiende que Lezama «no solo es la cantera del Athletic, es de todo el fútbol vizcaíno»

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNA/Leioa

Vestir la camiseta rojiblanca con la ilusión de algún día poder debutar en San Mamés es el sueño de cualquier niño vizcaíno amante del fútbol. Esta experiencia está reservada a muy pocos de los chavales que se forjan en la cantera de Lezama, ante lo cual deben buscar diferentes destinos para seguir vinculados al mundo del balompié. La mayoría acaban enrolados en otros equipos de la provincia, como es el caso del Leioa, donde catorce de los jugadores, más de la mitad de su plantilla, han pasado por diferentes categorías del Athletic, aunque sin llegar al primer equipo. Este honor solo lo ha podido gozar su entrenador, Jon Ander Lambea, que llegó a militar cuatro temporadas en Primera División.

La nómina de exrojiblancos está compuesta por Imanol Aguiar, Egoitz Magdaleno, Xabier Etxebarria, Yaser Hamed, Gorka Garai, Martín Bengoa, Jon Iru, Ander Alday, Erik Polanco, Gorka Luariz, Lander Yurrebaso y el guardameta Urtzi Iturrioz, que no pudo acudir a la sesión fotográfica. A ellos se suman los dos cedidos Ander Eguiluz y el portero Christopher Atangana.

El cancerbero de origen camerunés fichó por el Athletic Club cuando sólo tenía 10 años, en la campaña 2010/2011. Desde entonces, ha permanecido en la disciplina de la entidad de Ibaigane, pasando por las categorías Infantil, Cadete y Juvenil, hasta alcanzar el C.D. Basconia, con el que ha jugó en Tercera División el pasado curso, una campaña en la que también fue reclutado en más de una ocasión para entrenar con el primer equipo del Athletic Club. Además, ya ha sido convocado por la selección Sub-20 de Camerún, con la que debutó el pasado mes de abril contra Uganda, y con la que disputó como titular una eliminatoria de clasificación para la Copa de África de dicha categoría.

Atangana considera que esta cesión servirá para «continuar creciendo como futbolista», de cara a poder volver la próxima temporada a Lezama, «como hablé con el cuerpo técnico». Para hacerlo posible, «tengo en mente jugar muchos más minutos de los que dispondría en el Bilbao Athletic», algo que todavía no ha sucedido «pero tampoco hay prisa, queda mucha temporada por delante».

La joven promesa rojiblanca no oculta que «me haría ilusión poder debutar frente al Bilbao Athletic», con el que se verán las caras a las 16.00 horas del sábado en Sarriena. «Sería una gran noticia. Estoy preparado para el momento que el 'míster' decida contar conmigo», comenta.

De estos meses en Sarriena se muestra «encantado por la dinámica». «Cuando sales fuera, siempre tienes algo de miedo por el cambio, pero estoy muy a gusto con todo el grupo. Son muy buena gente y soy uno más», describe. Del mismo modo, alaba los entrenamientos con el preparador de porteros, Isusko Etxebarria: «Nos enseña cosas a las que hasta ahora no les dabas tanta importancia. Pero, al estar en una categoría superior, todo es más exigente».

De sus años en el club bilbaíno, solo tiene buenas palabras. «Todos han sido como una familia. Al tener a mis padres en París y estar solo aquí, me han ayudado mucho, tanto mis compañeros como los entrenadores Peio Agirreoa y Armando Ribeiro», admite. Tampoco se olvida de su 'amatxu' Idoia, que «me cuida como una madre en el 'caserío'», el lugar donde se alojan los jugadores rojiblancos que no tienen familia cercana. En este sentido, reconoce que «pase lo que pase en un futuro, nunca les voy a olvidar».

Otro jugador con pasado rojiblanco es Erik Polanco, que estuvo diez temporadas en Lezama, hasta alcanzar el Juvenil de División de Honor. Un largo periplo que vivió con «mucha ilusión y ganas de aprender fijándote siempre en los de arriba para intentar llegar lo más alto posible». La 'espinita' que le queda es no haber «podido subir al Bilbao Athletic».

Su salida de la factoría rojiblanca le resultó «dura» pero «no te queda otra». «Además, saliendo de Lezama, el fútbol continúa», afirma. En su quinta temporada en Segunda B, cuatro en el Leioa y otra en Ibiza, donde las cosas no le salieron como esperaba, se muestra ambicioso para «poder comprobar hasta donde puedo llegar«.

Durante su paso por Lezama, compartió vestuario con algunos jugadores que han llegado al primer equipo como Muniain, Arrizabalaga, Aketxe o Iñigo Ruiz de Galarreta, que ahora defiende la zamarra de Las Palmas. Este último es «uno de mis mejores amigos. Hablamos frecuentemente y es una amistad para siempre», indica.

El que si pudo disfrutar las mieles de jugar durante cuatro temporadas en el Athletic es su entrenador, Jon Ander Lambea .Debutó en San Mamés con únicamente 19 años bajo las órdenes de Jupp Heynckes. «Fue una cosa muy rápida, el sueño de todos los chavales hecho realidad», describe el técnico.

Esas cuatro temporadas en Primera División, en las que alternó su presencia en el Bilbao Athletic y el primer equipo, se han «convertido en un recuerdo para siempre. Me quedo con todos los compañeros y entrenadores» con los que coincidió en esa etapa. Para el ahora entrenador es «todo un orgullo que me recuerden como jugador del Athletic y poder estar en el museo o en el poster que recuerda a todos los jugadores» con pasado rojiblanco.

Ahora a sus jugadores les hace ver que es «difícil llegar, pero hay que estar preparados por si llega ese momento». Por último, defiende que Lezama «no es solo una cantera para el Athletic. Lo es para todo el fútbol vizcaín. El jugador que ha pasado por ahí esta muy bien considerado», comenta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos