«Este punto es muy importante al poner fin a una mala dinámica de resultados», reconoce Lambea

«Este punto es muy importante al poner fin a una mala dinámica de resultados», reconoce Lambea
RSGT

El técnico del Leioa apunta que «las ocasiones de nuestro rival fueron errores nuestros»

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNALeioa

El entrenador del Leioa, Jon Ander Lambea, acabó «contento» con el punto cosechado en El Malecón, feudo de la Gimnástica de Torrelavega. Al margen de seguir sumando, «nos permite cambiar la mala dinámica de las anteriores jornadas», donde han cosechado tres derrotas consecutivas «sin realizar malos partidos», reconoce.

Ahora los azulgranas han descendido de la quinta a la séptima plaza, superados por Langreo y Real Sociedad B, que les supera en un punto, mientras que el 'play-off' de ascenso a la división plata se encuentra a seis puntos. Su próxima cita será a las 17.00 horas del sábado, en un derbi vizcaíno frente a un Amorebieta que lucha por poner distancia con el descenso.

Lambea no dudó en reconocer que el encuentro en tierras cántabras resultó «poco fluido, el rival no nos permitió tener continuidad, estaban muy cerrados». En este sentido, destacó que «tuvimos mayor posesión del esférico y el encuentro controlado». Si bien, todo saltó por los aires en el minuto cuarenta y cinco, cuando los locales se adelantaron en el marcador «en una ocasión que llegó más por fallo nuestro que mérito del contrario», lamenta.

Este tanto de los denominados psicológicos «nos hizo bastante daño al ser conscientes de que si se ponían por delante se iban a cerrar aún más», como así sucedió. Sin embargo, «no perdimos la cabeza ni pecamos de ansiedad en busca de la igualada». La ambición azulgrana obtuvo su recompensa con el tanto materializado por Luariz.

El titular del banquillo de Sarriena apunta que «en ese momento quisimos ir a por más, pero era muy complicado porque ellos daban por bueno el resultado». El relevo en el banquillo local, con la presencia de Dani Mori dirigiendo su primer partido, «se notó bastante en el cambio de táctica y en la selección de jugadores», generando un «plus de intensidad en todas las acciones», concluye Lambea.