El Leioa sella el pasaporte para la Copa del Rey

El Leioa sella el pasaporte para la Copa del Rey
Pedro Urresti

Los azulgranas superan al Barakaldo con dos 'zarpazos' de Chirri Monje

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNA/Leioa

El Leioa certificó su presencia la próxima temporada en Copa del Rey al imponerse al Barakaldo en un derbi vizcaíno, donde los visitantes comenzaron dominando gozando de ocasiones pero los locales hicieron gala de su eficacia al marcar en la primera ocasión que dispusieron. En el segundo periodo, el partido fue más igualado pero volvió a emerger la figura de Chirri, asegurando que los tres puntos se quedaran en Sarriena.

El técnico local, Jon Ander Lambea, realizó un solo cambio respecto a la pasada jornada dando entrada a Gorka Garia, mientras que Aitor Larrazábal dio entrada a cinco jugadores con menos minutos pensando ya en los 'play-off'. El Barakaldo dispuso del primer acercamiento del encuentro, en una incursión por banda derecha de Fran García, enviando un centro que no encontró rematador. Este mismo jugador volvió a mostrar su calidad en un disparo que acabó estrellándose en el lateral de la red. Ambas ocasiones fueron el claro ejemplo del dominio visitante en el arranque del encuentro donde a los azulgranas les costó posicionarse sobre el tapete de Sarriena.

3 Leioa

Urtzi, Aguiar, Morcillo, Córdoba (Juaresti, m.87), Fernández, Iru, Chirri (Crespo, m.72), Garai (Ibrahima, m.63), Yurrebaso, Sota y Eguiluz.

0 Barakaldo

Morales, Agirrezabala, Galán, Picón (Pastor, m.71), Erik, Carles, Jurgi, Fernán, Sergio (Barbosa, m.71), Fran (De Paula, m.70, y Hernández.

Goles:
1-0. M.37. Chirri. 2-0. M. 70. Chirri. 3-0. M.87. Crespo
Árbitro:
Marcos Latorre García, del Comité Aragonés. Amonestó por los locales a Chirri. Por los visitantes amonestó a Carles y Hernández. También expulsó por doble amarilla a Jurgi, en el minuto 66.
Inicidencias:
300 espectadores en Sarriena.

La mayor posesión visitante fue una tónica mientras los minutos se sucedían sin ninguna ocasión reseñable en las áreas, hasta que los locales pudieron sacudirse algo la presión para, tímidamente, disponer de alguna oportunidad a balón parado sin mayor trascendencia. Los de Larrazabal pudieron inaugurar el marcador en un mano a mano de Raúl Hernández con Iturrioz, pero el delantero gualdinegro optó por una vaselina que se le quedó corta, permitiendo que el guardameta atajara el esférico sin problemas.

Los pocos aficionados que se dieron cita en las gradas de Sarriena tuvieron que esperar la media hora de partido para ver el primer remate local a cargo de Yurrebaso, que se marchó fuera. Este remate de cabeza fue la antesala del espectacular tanto de Chirri, al inventarse un duro y ajustado disparo que hizo inútl la estirada de Morales. El tanto dio alas a los de Lambea, que volvieron a disponer de otra ocasión de nuevo en las botas de Yurrebaso, pero el lanzamiento le salió desviado.

En la reanudación, el partido comenzó bastante más igualado sin llegadas a las áreas con mucha pugna por controlar el centro del campo como paso previo para crear. Larrazabal se vio obligado a recomponer su esquema por la expulsión de Jurgi, pasada la hora de partido. Mientras, su homólogo en el banquillo azulgrana optó por dar entrada a Ibrahima, para explotar su velocidad en los últimos metros.

En medio de un carrusel de cambios, volvió a emerger la figura de Chirri para, con un disparo ajustado a la base del poste, sentenciar el marcador y sellar el pase a la Copa del Rey para la próxima temporada. Crespo se encargó de redondear la goleada, un minuto antes de que Sarriena al completo despidiera al eterno capitán, Aitor Córdoba, que abandona la disciplina del equipo de su vida donde se forjó desde las categorías inferiores.