El Leioa llora la pérdida de su presidente de Honor, José Ignacio Azkueta

Azkueta, a la izquierda, junto a Lambea y Landeta. /SD Leioa
Azkueta, a la izquierda, junto a Lambea y Landeta. / SD Leioa

El funeral por el 'alma mater' del club azulgrana tendrá lugar este martes las 19.00 horas en la Iglesia San Juan Bautista

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNALeioa

El caminar cansino, pero siempre con una sonrisa recorriendo las instalaciones de Sarriena, de José Ignacio Azkueta, presidente de Honor del Leioa y alma mater del club, ha quedado para el recuerdo. Este enamorado del fútbol, y en especial de la camiseta azulgrana, falleció el pasado viernes y su funeral será a las 19.00 horas del martes en la Iglesia San Juan Bautista.

Azkueta, que en su día recibió la Insignia de Oro de la Federación Vizcaína de Fútbol por sus años de dedicación al club de sus amores, fue el fundador de la SD Leioa actual en 1975, después de una travesía en el desierto de una entidad nacida en 1925, pero que desapareció en la década de los cincuenta. Fue en el año 74, cuando un grupo de amigos del barrio de Txorierri se decidió a hacer un equipo federado y sacó un juvenil que jugaba en San Inazio, en Bilbao.

Un año después, asumió la presidencia, cargo que ejerció con absoluta dedicación durante 17 años. Posteriormente, ocupó diferentes puestos en el seno del club. El último, como uno de los delegados del primer equipo. Hace un tiempo, recordaba que «yo era seguidor del equipo y no tenía ninguna intención de ser presidente, pero vi que aquello se hundía», tras la marcha de su antecesor. Además, «soy de Leioa y quería un equipo de fútbol en mi pueblo», aseguraba con vehemencia.

El actual presidente de la entidad, Javier Landeta, recuerda a uno de sus antecesores en el cargo como el «hombre que cogió las riendas del Leioa en unos años críticos cuando no teníamos ni siquiera campo de fútbol». En esa época «el coche de Azkueta era el autobús del equipo», apunta como anécdota.

Landeta tampoco olvida que «gracias a él y al alcalde de la época, Iñaki San Juan, trazaron el proyecto de los campos de fútbol de Sarriena y lograron realizar la primera fase» de un proyecto que ahora se ha convertido en una realidad por donde pasan cientos de niñas y niños de la cantera y del primer equipo masculino y femenino azulgrana. Con esta primera piedra «logró que el club se asentara para llegar a lo que ahora somos. Sin él nunca hubiéramos dado el paso», concluye emocionado.

Su figura era ayer recordada con cariño por la plantilla. En su nombre, el capitán, Aitor Córdoba, rememora que se enteraron del fallecimiento «el viernes por la noche», si bien «esta temporada no ha estado por Sarriena lo que nos hubiera gustado» a cuenta de su enfermedad.

En su recuerdo perdura cuando «tuvo una operación y todo el grupo fuimos a visitarle para transmitirle nuestro apoyo, pero ahora no ha podido ser». Tanto los jugadores actuales como del pasado «le teníamos mucho cariño, siempre que venía al vestuario era para animarnos y con una sonrisa», comenta Córdoba.

Jon Ander Lambea, en nombre de todo el equipo de técnicos, se sumó a las condolencias por la pérdida de Azkueta, al que «conozco desde crío, cuando comencé a jugar en la Escuela de Fútbol». En su larga trayectoria como referente del club, «ha aportado muchísimo, siempre trasladando el sentimiento Leioa a todas las categorías», resalta

Lambea define al expresidente como «un hombre de club y un 'padre' de todos los jugadores». En este sentido, se muestra convencido de que «toda la gente le va recordar como una buena persona capaz de aportar su granito de arena al fútbol humilde, aportando mucho trabajo sin esperar nada a cambio. Deja un importante legado», sentencia.