Un Leioa en inferioridad salva un punto frente al Vitoria

Lance del duelo disputado en Sarriena este sábado. /Pedro Urresti
Lance del duelo disputado en Sarriena este sábado. / Pedro Urresti

El encuentro estuvo dominado por el filial del Eibar en cuanto a juego y ocasiones pero les faltó acierto en los últimos metros

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNALeioa

El Leioa encadena su cuarta jornada consecutiva sin perder, tras sumar un punto frente a un Vitoria en el duelo disputado este sábado en Sarriena. El filial del Eibar dominó durante gran parte del encuentro merced a su superioridad numérica por la expulsión de Bengoa en el 18'. El cuadro de Gordobil gozó de ocasiones pero se mostró muy bisoño en los metros finales. Por su parte, el equipo de Jon Ander Lambea, que se limitó a defenderse con orden, logró adelantarse en el marcador, pero la ventaja apenas le duró cinco minutos.

El encuentro tuvo como uno de sus referentes destacables el debut en la portería de Sarriena, en partido oficial, del guardameta cedido por el Athletic, Christophe Atangana. Éste no fue el único cambio realizado por Lambea en su once inicial. También dio entrada Yurrebaso y Magdaleno, en lugar de Gorka Luariz, convocado por la selección de Guinea Ecuatorial, y Polanco.

1 Leioa

Atangana, Chirri (Morcillo, m.76), Crespo, Córdoba, Etxebarría, Iru, Garai, Bengoa, Yurrebaso (Jorge, m.67), Sota, y Magdaleno (Polanco, m.49).

1 Vitoria

Cebría, Cipetic, Kike Pina, Camus, Kaiser, Atienza (Luis Lara, m.45), Ángel López (Alain Ribeiro,m.76), Miguel Marí, Ibrahima (Obieta, m.23), Xesc y Jaime Dios.

Goles:
1-0. M.43. Obieta p.p. 1-1. M.47. Luis Lara.
Árbitro:
David Iglesias Gutiérrez del Comité Cántabro. Amonestó por los locales a Atangana, Polanco y Chirri, Por los visitantes a Atienza, y Obieta. Expulsó al local Bengoa, por roja directa en el minuto 18, y al visitante Miguel Mari en el minuto 90 por doble amarilla.
Incidencias:
Minuto de silencio por las víctimas de las inundaciones de Mallorca. El entrenador del Eibar, José Luis Mendilibar, presenció el partido del filial armero.

El primer acercamiento local no tardó en llegar. Fue en una jugada por banda derecha de Chirri, quien, al no ver claro el centro, optó por un lanzamiento bastante desviado. Dese el inicio, la lucha se planteó por controlar el centro del campo, donde ambos equipos acumularon muchos efectivos. El filial armero también tuvo oportunidad de inaugurar el marcador en una acción personal de Camus, pero cuando se disponía a regatear al portero, un defensa azulgrana se cruzó milagrosamente en su camino.

El primer cuarto de hora resultó muy igualado, con dos planteamientos muy similares de claro corte ofensivo intentando poseer el esférico pero sin efectividad en la creación. Los locales se quedaron en inferioridad numérica al ver la tarjeta roja Bengoa, tras una entrada a ras de suelo sobre Ibrahima, que abandonó el césped en camilla con una rotura de clavícula como consecuencia de la espectacular caída. En su lugar, entró en el terreno Koldo Obieta.

A partir de esta jugada, los visitantes se hicieron con la posesión del esférico, movíendolo con criterio y ensanchando el campo a la espera de encontrar un hueco por donde perforar la muralla azulgrana. Por su parte, los azulgranas no se sintieron cómodos corriendo detrás de la pelota, más acostumbrados a llevar el peso del juego. Cuando todo parecía inamovible antes del descanso, la fortuna se alió con los locales en un saque de falta a cargo de Fran Sota, que Obieta, en un intento de despejar, acabó alojando dentro de su porteria.

Tras el obligado paso por los vestuarios, Sota tuvo la primera ocasión del segundo periodo en un remate de cabeza a las manos del guardameta rival. En la siguiente jugada llegó el empate en un buen disparo de Luis Lara, después de regatear al cancerbero local. Incluso tuvieron la remontada cerca en un testarazo de Xesc que acabó en las manos de un atento Atangana.

El tanto descolocó a los pupilos de Jon Ander Lambea, que volvieron a estar a merced de la propuesta de los vitorianos. Las llegadas del filial 'armero' fueron una costante, con ocasiones para sumar los tres puntos frente a un Leioa más contemporizador pero sin renunciar a sorprender en algún contraataque. Como no podía ser de otra manera, el Vitoria pudo sentenciar a cinco minutos para final, en un nuevo remate de cabeza de Xesc, bien atajado por el meta cedido por el Athletic.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos