El Leioa dice adiós a su gran capitán

El Leioa dice adiós a su gran capitán
SD Leioa

El central Aitor Córdoba no continuará la próxima temporada después de nueve defendiendo la zamarra azulgrana en diferentes categorías

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNALeioa

El vestuario del Leioa vivió después del derbi vizcaíno frente al Barakaldo uno de los momentos más especiales de las últimas campañas para ofrecer una más que merecida despedida al central Aitor Córdoba, todo un santo y seña del club donde se ha forjado como futbolista desde cadetes hasta el primer equipo, donde llegó muy joven. Compañeros, cuerpo técnico, directiva y familiares del homenajeado apenas pudieron contener las lágrimas, al igual que el protagonista de la jornada, al ver un video donde se recogía su bagaje de las nueve campañas, cinco de ellas en Segunda B, que ha defendido la zamarra azulgrana. El presidente del club, Javier Landeta, tomó la palabra para poner a la palestra cifras como los «doscientos encuentros disputados con el primer equipo o el centenar de ocasiones que ha portado» el brazalete de capitán, fiel reflejo de «sus cualidades técnicas y humanas para afrontar estos retos».

Landeta confesó sentirse «orgulloso» de su trayectoria «presente y futura desde la que es y será su casa». En ese momento, tomó la palabra el homenajeado para «agradecer a compañeros, cuerpo técnico y afición, este último bonito año». En el repaso a su andadura azulgrana, tuvo un especial recuerdo para el Presidente de Honor, José Ignacio Azkueta, fallecido hace unos meses: «Siempre ha estado con nosotros en el vestuario intentando sacarnos una sonrisa, nadie mejor que él representa este club».

Córdoba, ya más sosegado, confesaba a EL CORREO haber vivido una «jornada muy emotiva, algo me esperaba pero consiguieron sorprenderme», asegura con una sonrisa. Tampoco, olvidó el plano deportivo: «Además, hemos conseguido el objetivo de lograr el pasaporte a la Copa del Rey, una bonita despedida», recalca.

El defensa central, de veintitrés años, reconoce que «es muy complicado quedarme con un solo recuerdo de estos nueve años». Si bien, rebobinando en su memoria apunta «la fase de ascenso disputada en el Cadete, nada más llegar al club, el ascenso a Segunda B o la fase de permanencia frente al Olímpic. No tengo ninguna queja de todo lo vivido», resalta.

Igualmente, en el plano personal agradece a «todos los compañeros y técnicos por la ayuda recibida». «Sería imposible citar a todos, necesitaría todo un día», bromea. Si bien, de todos ellos destaca a Oier Barrado, «el anterior capitán que también es de Leioa y ha pasado por todas las categorías como yo». En este punto, destaca que «siempre me ha intentado ayudar como lo he intentado yo».

Córdoba detalla que «llevaba tiempo dando vueltas al tema de seguir en el club o apostar por nuevos retos». Finalmente, se decantó por esta última opción al considerar que «era el momento adecuado y haberlo consultado con mi gente, no ha sido una decisión de un día. El club ha sabido en todo momento de mis intenciones», apunta.

Respecto a su nuevo destino, mantiene la incógnita: «Aún es pronto, espero se despeje en las próximas semanas». Emulando al general MacArthur, prometió que «me voy, pero volveré». El Leioa «ha sido mi casa y le tengo un cariño muy especial». Por el momento, desconoce si este regreso a Sarriena será como «jugador o una vez acabe mi carrera deportiva, pero quiero devolverles todos el cariño que me han dado».