«El Leioa es un buen equipo donde prima el compañerismo», destaca Mikel Fernández

Javier Landeta y Mikel Fernández posan en las instalaciones de Sarriena. /SD Leioa
Javier Landeta y Mikel Fernández posan en las instalaciones de Sarriena. / SD Leioa

El defensa bilbaíno se ha convertido este miércoles en el último refuerzo en la mermada retaguardia azulgrana para lo que resta de temporada

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNALeioa

El Leioa ha movido ficha en el mercado para suplir la baja del central Xabier Etxebarria, que se perderá el resto de la temporada por una grave lesión de rodilla, y se ha hecho con los servicios del central vizcaíno Mikel Fernández Sanz. El jugador, nacido en Bilbao y de 25 años, se formó en la cantera de Lezama y llegó a jugar en el Bilbao Athletic bajo las órdenes de Cuco Ziganda.

Tras su paso por la factoría rojiblanca, ha militado en el C.D. Toledo, Lorca F.C., Club Lleida Esportiu, Racing Club de Ferrol y C.A. Osasuna Promesas hasta la pasada temporada. Desde su nuevo club, le brindan una «cálida acogida» y le desean «la mejor de las suertes en este ilusionante proyecto común que desde ahora compartimos».

El protagonista de esta rápida operación no dudó en aceptar la oferta azulgrana al «estar sin equipo». «Comenté hace unas semanas con el director deportivo Iker Bilbao la posibilidad de entrenar con ellos, y en estos días me he sentido como en casa, en un buen equipo donde prima el compañerismo», destaca ilusionado por esta nueva etapa en el fútbol vizcaíno. Fernández ya conocía con anterioridad a algunas de las piezas del vestuario de Sarriena, que «me lo han puesto todo más fácil y les estoy muy agradecido».

De sus nuevos compañeros destaca el hecho de que «están haciendo muy bien las cosas». La oportunidad de integrarse al bloque reconoce que le llegó «con la lesión de 'Etxebe'. Me lo propusieron y no me lo pensé». Ahora, se centrará en «aportar todo lo posible e incrementar el nivel de competitividad».

Como no podía ser de otra manera, su objetivo personal pasa por «jugar el mayor número de minutos posibles, pero hay retos más cercanos como adaptarme, coger buen tono físico y ponérselo difícil a la gente para que salga quien salga lo haga bien». Todo ello sin ocultar su ilusión por debutar con la zamarra azulgrana la próxima jornada. «Me encantaría, y nada menos que frente a la Real Sociedad B, un partido que a todos nos gusta jugar», manifiesta el nuevo jugador del Leioa.

A nivel colectivo, opta por «no marcarnos ningún reto». Pese a que el equipo esta sexto, cerca de los puestos de promoción de ascenso prefiere ser cauto: «Es muy pronto para hablar de 'play-off', desde mi experiencia en otros equipos hemos comenzado con esa ilusión y hemos acabado peleando en el 'play-out'».

Durante su etapa en la factoría de Lezama llegó a disputar doce encuentros con el Bilbao Athletic. «No jugué demasiado pero aprendí mucho, y he tenido la suerte de estar con Cuco, que me enseñó y ayudó mucho». «Siempre le estaré agradecido», asevera con contundencia.

A lo largo de su carrera deportiva, le ha tocado vivir la cara y cruz del fútbol. Una de las experiencias más rocambolescas fue su fallido fichaje por el Eldense, al que llegó de la mano del exrojiblanco Fran Yeste. «Fue todo caótico y duré veinte días, para nada era lo que parecía», relata. Ante esta tesitura, optó por marcharse al Toledo, donde estuvo dos temporadas con muy buenos números, llegando a disputar un 'play-off' de ascenso. «Estuve encantado», recuerda con cariño.

Peor resultó la pasada temporada en el Osasuna B, consumada con el descenso a Tercera División. «Éramos un equipo muy joven y no teníamos el poso necesario para estar en Segunda B y así nos fue», reconoce sin ambages. Estas etapas fuera de casa «me han ayudado como persona. Siempre tengo la maleta lista para salir a donde sea sin problemas. Me gusta conocer gente y equipos», concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos