Urtzi Arrondo: «Hubiera sido duro perder»

Urtzi Arrondo: «Hubiera sido duro perder»
Sandra Espinosa

Tras el empate en Ellakuri, el Gernika suma ya 14 igualadas esta campaña

FERNANDO ROMEROGernika

En una competición tan igualada como está resultando este grupo 2 de la Segunda B, los empates no son siempre un resultado positivo. Especialmente, cuando se hacen méritos para ser acreedor a los tres puntos. Eso es lo que le está sucediendo al Gernika este curso. Con 14 empates en su casillero, tan solo por detrás del Real Unión en este apartado, los forales no terminan de coger el vuelo necesario para salir de una zona baja que se aprieta un poco más cada jornada. «Sabemos que está siendo un año duro, sobre todo porque tenemos esa sensación de que no está siendo justo. Hacemos muchos méritos pero… De un punto a tres hay mucha diferencia», afirma con cierto pesar Urtzi Arrondo.

Este pasado fin de semana, los forales se tuvieron que conformar de nuevo con firmar tablas en Ellakuri en un duelo en el que «creo que fuimos superiores, pero regalamos los dos goles», comenta el preparador blanquinegro. Un 2-2 que, según el técnico de Beasain, supone «punto escaso para lo que hicimos». En la parte positiva, destacar una vez más el carácter del equipo, que no se vino abajo pese a verse dos veces por detrás en el marcador, que fue capaz de lograr la igualada y que pudo incluso alzarse con el triunfo. «Nos queda esa pena de no poder rematar con una victoria que era importante», señala el técnico. «Con lo que estamos haciendo, no nos está valiendo muchas veces para ganar, pero también estamos perdiendo poco. El equipo es sólido y recibe pocas ocasiones. Ahí se ve la solidaridad del equipo», incide.

El duelo ante el Vitoria era uno de los marcados en rojo por lo que podía suponer de cara este tramo final de campeonato. «Hubiera sido duro perder este partido», asevera Arrondo. El técnico del Gernika no duda a la hora de afirmar que «hay que hacer autocrítica». «Saber lo que nos estamos jugando y tener el partido tan en la mano, o hacer un partido como para ganar y no ganar, es duro. Me recordó a partidos de principio de año. Regalamos dos goles impropios, que ya no los habíamos visto hace tiempo», señala. Aunque, igualmente, quiere resaltar esa capacidad de reacción que tuvieron los suyos para, al menos, no volverse de vacío del feudo laudiotarra: «Nos rehicimos bien, y estuvimos controlando bastante bien el partido. Porque en una situación como la nuestra se puede venir abajo todo, pero no fue así. Hay que seguir trabajando».

Con 29 puntos, el Gernika ha regresado a puestos de descenso directo, a pesar de que solo ha perdido uno de los últimos diez partidos. Pero únicamente ha podido ganar dos de esos encuentros. El resto, empates que dejan mejor o peor sabor de boca, pero que no permiten al equipo escalar posiciones. Y la clasificación se aprieta cada jornada un poco más. Por detrás, el margen es cada vez menor. La Gimnástica está solo dos puntos por debajo y el CD Vitoria a tres. La Cultural de Durango, colista, tras enlazar dos triunfos, no ha dicho tampoco su última palabra.

Y por delante, las apreturas son máximas. El puesto de play-out lo ocupa ahora el Real Unión, con 31. Desde los irundarras hasta el Arenas, décimo, solo hay 4 puntos más de diferencia. El equipo fronterizo ha sido, precisamente, el último en relevar a su técnico en el banquillo puesto que, tal y como ha comunicado el club gipuzkoano este lunes, Juan Domínguez no seguirá al frente del equipo. Tampoco seguirá a los mandos del Sporting B Isma Piñera. El filial sportinguista arrastra una racha de diez partidos sin conocer la victoria, sumando solo tres puntos sobre 30. Manuel Sánchez Murias asumirá las funciones de técnico del Sporting B hasta el final de la presente temporada. Arrondo y Núñez son la resistencia en esa zona caliente.

«Vemos que hay equipos que les está costando y que están en rachas negativas. Y nosotros, que solo hemos podido sumar cuatro puntos sobre los últimos quince posibles, tenemos a algunos de esos un poco más cerca de lo que los teníamos, como el Real Unión y el Sporting B. A su vez, los de atrás también están sumando. Todo se aprieta un poco más», desgrana Arrondo. «Ya lo decíamos, esto se decidirá al final. Hay que estar preparado y seguir sumando puntos», añade.

La visita al filial del Eibar era la primera de las dos consecutivas que debe afrontar el Gernika. Unos desplazamientos en los que, a pesar de que se ha mostrado como un equipo más firme y solvente, no termina de conseguir una victoria que afiance lo que se logra en Urbieta. La falta de acierto goleador sigue siendo un lastre en ese sentido. La próxima jornada, los blanquinegros viajan hasta tierras asturianas para enfrentarse al Oviedo B, conjunto que apura sus opciones por colarse en la zona noble. «Fue uno de los que más me gustó como equipo en la primera vuelta. Tienen mucho potencial ofensivo. Tendremos que preparar bien el partido y buscar aprovechar nuestras opciones, que seguro que las tenemos», lanza Arrondo.