Los últimos minutos condenan al Gernika en Anduva

Lander trata de progresar perseguido por un jugador rojillo. /Avelino Gómez
Lander trata de progresar perseguido por un jugador rojillo. / Avelino Gómez

Los forales acusan su falta de pegada y se quedan sin premio tras su buen partido en uno de las salidas más complicadas

GUSTAVO CONDEMiranda

El Gernika no pudo sacar un resultado positivo de su visita al feudo del Mirandés tras caer por la mínima con el solitario gol de Álvaro Rey, que llegó en el último minuto de juego. Una derrota inmerecida la de Anduva, la séptima ya del curso, pero que devuelve al cuadro foral al farolillo rojo de la tabla con tan solo nueve puntos.

Los rojillos recibieron un primer aviso nada más comenzar el duelo. Gandiaga se marchó a la carrera de Kijera tras un quiebro para situar el balón a la carrera del lateral Kevin. El jugador visitante se adentró en el área, pero Carlos Julio cortó su envío en boca de gol de forma providencial. El cuadro foral saltó con valentía al campo y, pese al dominio en el control del balón de los locales, fue capaz de generar las mejores llegadas iniciales. El central Berasaluze remató de chilena un balón dividido en el interior del área tras un saque de esquina. Su acrobático remate se marchó desviado a la izquierda de la portería.

1 Mirandés

Limones; Carlos Julio, Melli, Sergio González, Kijera; Antonio Romero, Miguel Díaz (Ernest, min. 67); Álvaro Rey (Jon Irazábal, min. 90), Hugo Rama (Álvaro Bravo, min. 56), Yanis; y Matheus.

0 Gernika

Garrantxo, Kevin, Ander (Carracedo, min. 82), Berasaluze, Aimar, Lander, Gandiaga (Guarrotxena, min. 63), Gorka, Santamaría (Pradera, min. 48), Abaroa y Parra.

goles:
1-0, m.88: Álvaro Rey.
árbitro:
Ruiz Álvarez (comité asturiano). Amonestó en el bando local a Álvaro Rey y Yanis; y por parte visitante a Berasaluze y Gorka.
incidencias:
Municipal de Anduva ante la presencia de 2.339 espectadores

La afición mirandesista comenzaba a impacientarse en las gradas. Sólo Hugo Rama despertó del letargo a los suyos con un lanzamiento desde la frontal que obligó a Garrantxo a despejar a córner por alto. El partido transcurrió sin apenas ocasiones hasta el descanso. El dominicano Carlos Julio, titular en detrimento de Paris en el lateral derecho local, tuvo en sus botas el gol. Sin embargo, el meta vasco solventó la acción por bajo en dos tiempos. Garrantxo salvó de nuevo a los suyos en los compases finales del primer acto. Matheus se guisó él solo una acción en solitario para sacar un disparo con rosca que el portero desvió con una fantástica intervención.

Tras el descanso, y como sucedió en el comienzo del duelo, el Gernika fue el que dispuso de la primera ocasión en la segunda parte. Berasaluze remató un saque de esquina que hizo lucirse a Limones, cuando los gernikarras ya saboreaban el tanto. Más clara aún fue la oportunidad de Abaroa que, tras un error de la zaga local, se quedó solo delante del meta. Su flojo disparo lo despejó Limones por bajo. El Mirandés montó un rápido contragolpe que también pudo acabar en gol. Garrantxo se jugó el físico para atajar el balón ante la presencia de Matheus cuando el ariete brasileño ya encaraba con dirección a portería.

El partido entró en su fase final con todo por decidir y los locales sacaron tajada en uno de sus escasos acercamientos. Melli colocó un balón largo, Aimar despejó hacia atrás, lo que permitió a Carlos Julio ganar la línea de fondo para servir en bandeja el gol a Álvaro Rey (1-0). Su disparo incluso golpeó en el poste derecho antes de alojarse en la red.

Segunda B Grupo 2