Koldo Zabala, presidente del Gernika

«Las sensaciones son buenas, hay que seguir peleando»

Koldo Zabala, presidente del Gernika, en las instalaciones de Urbieta. /Maika Salguero
Koldo Zabala, presidente del Gernika, en las instalaciones de Urbieta. / Maika Salguero

El presidente de los forales sostiene que «hay que dejar trabajar a la gente» y que «hay que tener paciencia» con el equipo

FERNANDO ROMEROGernika

A punto de encarar la duodécima jornada del campeonato, el Gernika sigue inmerso en bache de resultados que le mantiene en la penúltima posición de la tabla. Sin embargo, las sensaciones que transmite el equipo sobre el terreno de juego, especialmente en Urbieta, son buenas, lo que mantiene alejado el sonido de las alarmas en el club blanquinegro. De hecho, desde las más altas esferas de la entidad el mensaje que se envía es de tranquilidad. «Hay que tener paciencia. Jugadores y cuerpo técnico están trabajando bien, en los entrenamientos hay buen ambiente, se esfuerzan... El míster esta muy implicado, el equipo técnico también… Aún no hemos completado un tercio de la Liga. Hay que arrancar», manifestaba el presidente Koldo Zabala en la tertulia organizada por Radio Marca Bilbao.

El máximo mandatario del club de la Villa Foral reseñaba que «hemos empezado bastante mal. No hemos ganado, de hecho, somos el único equipo de nuestro grupo que no ha ganado aún. Pero hay que seguir peleando. Hay que ir a tope». «Las sensaciones del equipo, quitando un partido, han sido buenas. Pero nos falta gol. Y de vez en cuando nos hacen goles un poquito fáciles. Es algo que hay que corregir», añadía. «Igual tiene que acabar jugando Urtzi, que en sus tiempos era delantero centro», espetaba a modo de broma el presidente.

Durante la charla, Zabala incidió en varias ocasiones más en ese tema de las sensaciones y la ausencia de gol. «A 'uys' abrumamos a los rivales, pero en el fútbol no vale eso, hay que acertar las ocasiones. Y no estamos acertados de cara al gol. Nuestro delantero centro metió el primer gol el domingo, y Santamaría tampoco está acertando. Hay que dejar trabajar a la gente, animarles y en el momento en el que ganemos el primer partido iremos para arriba», afirmaba esperanzado.

De hecho, el presidente blanquinegro quiso poner como ejemplo la situación vivida hace un par de campañas, similar a la actual. «A estas alturas, teníamos dos puntos más. Fuimos a Toledo y a partir de ahí se ganaron siete partidos seguidos, que es nuestro récord. Ahora me conformo con bastante menos, pero tampoco estábamos funcionando entonces», indicaba. Nada que ver con la magnífica temporada pasada, «un año excepcionalmente bueno en el que batimos nuestro récord de puntos en la categoría y obtuvimos la mejor clasificación, entrando en Copa». Lo que es inamovible es el objetivo del equipo, la permanencia. «Somos un equipo, básicamente, de Tercera División. Si miras los últimos 44 años, llevamos 12 en Segunda B, pero el resto en Tercera. Que no está nada mal, son 44 años en categoría nacional», proclamaba orgulloso.

Las diferencias entre el curso pasado y el actual son llamativas a nivel de números. A otros niveles, apenas ha habido cambios más allá del relevo en el banquillo, con la llegada de Urtzi Arrondo en sustitución de Jabi Luaces, que decidió marcharse rumbo a Gobela con buena parte del cuerpo técnico. «Había varias opciones para el puesto, estábamos buscando un perfil de entrenador concreto porque teníamos un grupo que queríamos mantener. Y ahí el Beasain tenía ciertas similitudes con nosotros. Un club de cantera, con gente jugando ya hace tiempo junta… Como digo, había varios en mente, pero al final nos decidimos por él. El perfil nos pareció que encajaba», desgranaba Koldo Zabala. «Llegamos muy rápido a un acuerdo. Urtzi es una persona que transmite rápido, bien, es muy directo. En lo futbolístico no puso ni condiciones, ni requisitos, ni nada. Nosotros no queríamos cambiar esa parte con la que estábamos conformes y él tampoco pidió cambiarla».

Una categoría profesional

En este mismo sentido, Koldo Zabala, que cumple su segundo año al frente del Gernika, insiste en que «la base del equipo es la del año pasado. El tipo de fútbol también es muy parecido. En casa, apretamos, tratamos de jugar el balón... Otra cosa es fuera, ahí te tienes que defender. No somos un equipo tan potente», señala. Fue en ese momento donde entró en juego el factor económico, un hecho diferencial en la categoría. «La Segunda B es casi profesional a todos los niveles. La cantidad de medios que tienes que poner en curso es muy fuerte. La mitad del grupo es profesional. Están los filiales, el Logroñés, Racing, Mirandés... Y en la otra mitad, hay equipos con mucha experiencia, estructuras potentes... que rondan el millón de euros de presupuesto», explicaba.

Para el presidente de los gernikarras, la fórmula para ser competitivos ante esos colosos «es sencilla». «No hay que volverse loco, hay que contar solo con el dinero que tienes y, luego, tratar de acertar con los fichajes, equipo técnico... y confiar en la cantera, que la tenemos muy buena. Hay muchos jugadores que son de la zona y dan muy buen nivel; por eso estamos ahí», proclamaba. De hecho, el Gernika es el «único club del grupo que puede presumir de tener a su equipo B en la Preferente».

Durante la tertulia radiofónica, Zabala repasó la actualidad del Athletic, y también ahondó en la relación entre su club y la entidad de Ibaigane, que calificó como «cordial». «Al final, todos los equipos vizcaínos nos quejamos de lo mismo. De que no nos da lo suficiente, o lo que nosotros querríamos. La relación buena a nivel de cesiones, que este año tenemos dos, pero también en el uso de las instalaciones o cuando necesitas su servicio médico», relataba. «Por convenio, te pueden coger a cualquier jugador con una compensación económica. Quejarse no sirve para nada. De todas formas, no es muy diferente de otros convenios que hemos podido ver», deslizaba el presidente del Gernika.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos