«Me quito el sombrero con el equipo», se felicita Arrondo

Urtzi Arrondo en sala de prensa de Urbieta. / El Correo

FERNANDO ROMEROGernika

El Gernika lograba el sábado su primera victoria del curso, y ponía así fin de una vez por todas la nefasta racha que arrastraba desde el arranque de la temporada. Un triunfo por la mínima ante el Sanse gracias al gol anotado por el capitán Lander, pero forjado con el «trabajo brutal» de todos los jugadores. «Me quito el sombrero con el equipo. En ningún momento ha perdido la identidad a pesar de la situación, y eso dice mucho a su favor aunque estemos ahí abajo», manifestaba con orgullo Urtzi Arrondo tras el duelo.

«Son puntos que saben a gloria. Me alegro mucho por toda la gente, por los jugadores, porque sé que es una situación jodida, que no habíamos vivido ninguno, de estar tantas jornadas sin ganar. Entras en una situación en bucle, de no saber qué más hacer para ganar. Eso es lo bueno de este vestuario y de este equipo, que ha seguido insistiendo en el trabajo diario, en los entrenamientos, en los partidos… y de trabajar como uno solo, como una familia», se felicitaba el míster blanquinegro.

Del desarrollo del choque ante el filial donostiarra, el técnico de los forales destacaba que «la situación en la clasificación no te hace valorar muchas veces el rendimiento del equipo. Era un rival importante, con muchas posibilidades ofensivas. En la primera parte les hemos anulado, y en la segunda también prácticamente. No recuerdo ninguna acción verdaderamente peligrosa, quitando algún tiro desde fuera del área».

Del mismo modo, Arrondo señaló que una de las claves para lograr este primer triunfo ha sido «mantener la portería a cero». «Para ellos, éste era un campo difícil. Pero el año pasado ganaron 0-4 aquí. Si te despistas te hacen peligro, pero hemos estado muy bien, todos han hecho un trabajo brutal», añadía.

«Dejar la portería a cero es fundamental si queremos salir de ahí abajo y verlo todo de otra manera. Seguro que tendremos otras fases de la temporada en las que veremos puerta con más facilidad y meteremos más goles. Y donde no nos penalice tanto algún gol que nos hagan. Pero está claro que en la situación en la que estamos ahora tenemos que cerrar bien atrás e ir sumando desde ahí», insistía Arrondo en este mismo sentido.

Sobre su rigurosa expulsión por unas leves protestas tras un saque de banda mal indicado, Urtzi Arrondo afirmaba que «hay que meterse en la piel de los que estamos ahí abajo, con muchas pulsaciones. Con poco, sacarte de un partido, es duro. Ahora estaré algún partido en la grada, pero si el equipo va sumando, pues ni tan mal. Ahí fuera se sufre bastante más que en el campo. Esa sensación de estar en la grada y no poder aportar al equipo me ha dado pena. Pero me voy contento» por la victoria conseguida.