Otro punto que sabe a poco

Otro punto que sabe a poco
Real Oviedo

JOSE GONZÁLEZOviedo

Tercer empate consecutivo para el Gernika, que seguirá una jornada más en los puestos de descenso, aunque a tiro de la zona de permanencia. Los vizcaínos cosecharon un 0-0 ante el Real Oviedo Vetusta en su visita al Requexón, en un encuentro en el que los forales lograron frenar bien las acometidas de los carbayones en la primera mitad e hicieron méritos suficientes durante la segunda para haberse llevado la victoria. Sin embargo, de nuevo deben confomarse con un premio menor que no colma sus aspiraciones ni necesidades clasificatorias.

El primer tiempo transcurrió con mayor dominio local. El Real Oviedo B llevaba la iniciativa, buscaba la amplitud del campo, pero carecía de ideas en ataque para desarbolar la ordenada zaga de un Gernika que jugaba con defensa de cinco y las líneas muy juntas. El conjunto asturiano intentaba deshacer el empate inicial pero sin acierto ante un Gernika con las ideas muy claras que defendía con mucho orden.

0 Oviedo B

Lucas Díaz; Lucas Ahijado (Jorge Mier m. 88), Javi Mier, José Martínez, Lobato; Jimmy, Edu Cortina; Roberto Alarcón, Marcelo del Olmo (Steven Prieto m. 68), Borja Sánchez (Dani Sandoval m. 60); Ernesto Gómez.

0 Gernika

Diego Carrio; Kevin, Lander, Koldo, Aimar, Arnaez; Ander Saenz (Enziondo m. 67), Abaroa; Gandiaga (Guarrotxena m. 76), Pradera y Parra.

árbitro:
Gómez Lameiro. Comité gallego. Amonestó a los locales Edu Cortina y José Martínez.
incidencias:
El Requexón. Campo nº 1. Terreno de juego en buen estado. Mañana soleada y agradable. 250 espectadores.

Las aproximaciones locales no encontraron remates claros y Diego Carrio terminó prácticamente inédito en la primera mitad, donde los ovetenses reclamaron un penalti en un córner por derribo sobre José Martínez.

El Gernika mejoró en la reanudación y pasó a llevar las riendas del encuentro, consciente e la importancia de los puntos en juego y de que cada vez restan menos jornadas para poder pelear por los objetivos. Los de Urtzi Arrondo sometieron a un Oviedo Vetusta descafeinado que apenas inquietó la meta de Diego Carrio. El cancerbero tuvo que ser atendido tras blocar un balón que le dislocó un dedo, aunque pudo terminar el partido sin problema.

Pradera fue el hombre más activo del ataque del Gernika, aunque ninguno de los dos porteros tuvo que realizar apenas intervenciones.

El marcador no se movió en los 90 minutos de partido y el Gernika tuvo que conformarse con un empate que le deja cuarto por la cola aunque a solo dos puntos de diferencia con la salvación, aún con ocho jornadas por delante.